Mundial de básquet. Luis Scola: el gran capitán al que todos admiran en China y el sueño de Tokio 2020

Crédito: @cabboficial
Diego Morini
(0)
11 de septiembre de 2019  • 23:59

DONGGUAN, China.- Siempre un gesto adusto. Como si estuviese contrariado. Se desarma esa idea cuando se lo ve interactuar con gente local. Saluda amablemente y a cada paso escucha un "nihao, nihao", la forma en la que se saluda por estas tierras. Lentes oscuros y una tranquilidad que no hace pensar que una leyenda del básquetbol se mezcla con los simples mortales. Luis Scola, el mejor jugador de la selección argentina de la historia, no se nubla por nada, vive la clasificación para las semifinales del Mundial de básquet China 2019 con la calma de quien sabe cuánto potencial tiene en sus manos.

Pase interior de Facu Campazzo para que Luis Scola anote el doble contra Rusia - Fuente: TyC Sports

00:13
Video

Gherson, un chico de 14 años que vive aquí, no puede contener su emoción por saber que en cualquier momento puede aparecer el capitán de la Argentina por el Kande International, el búnker del conjunto nacional. Camina a paso apurado y repite una frase sin parar: "Si ke la shì yigè chuánqí". Quiere por todos los medios que se entienda lo que está diciendo, insiste, no se detiene. Un teléfono lo ayuda en la tarea: "Scola es una leyenda". Y todos lo consideran así. Por ejemplo, los jugadores de Francia, antes del duelo con Estados Unidos, cruzaron saludos con Scola y se advertía ese respeto en cada uno de esos intercambios.

"Scola es el líder emocional de Argentina y tal vez una de las leyendas más grandes de todos los tiempos en el básquetbol". La frase es de Aleksandr Djordjevic, el director técnico de Serbia, que lo sufrió en la noche en la que el capitán se convirtió en el basquetbolista que más partidos, 39, jugó en la historia de la Copa del Mundo. El capitán argentino superó los 38 de Jerome Mincy, el ala-pivote de Puerto Rico que participó en cinco mundiales: España 1986, Argentina 1990, Canadá 1994, Grecia 1998 y Estados Unidos 2002. Como en una sucesión, aquella competencia de 2002 fue la primera de Scola; la siguieron Japón 2006, Turquía 2010, España 2014 y China 2019, en el que sigue escribiendo capítulos fantásticos.

Volcada de Scola tras pase de Marcos Delía contra Venezuela - Fuente: TyC Sports

00:12
Video

Él no se detiene. Pueden sus compañeros relajarse, como sucedió después de la memorable victoria sobre Serbia. La mayoría almorzó en el hotel y por la tarde salió a despejarse. Algo de shopping para Nicolás Brussino, Luca Vildoza, Máximo Fjellerup. Una salida de compras para Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola. Descanso para Patricio Garino y Gabriel Deck, aunque sin demasiada siesta: "Apenas 40 minutos. Con esto de la alimentación no estás pesado y duermes poco", cuenta Tortuga Deck.

Pero para el capitán, nada de salidas. En el almuerzo ya estaba pensando en los posibles rivales. Charló de las alternativas con sus compañeros, cruzó algún comentario con parte del staff técnico. Nada cambió para Scola, aun al día siguiente al gran golpe argentino en la Copa del Mundo.

Scola, el emblema del seleccionado
Scola, el emblema del seleccionado Crédito: @cabboficial

No hay número estadístico que lo saque de eje, porque con la clasificación para las semifinales, Scola se aseguró jugar al menos dos partidos más: la propia semifinal y la final o el partido por el tercer puesto. Al cierre del torneo, su marca se quedará en 41 encuentros mundialistas. Un registro impresionante. Pero más allá de las de las cuestiones que quedarán en los archivos, hay un deseo creciendo a cada segundo en el plantel: que el capitán acepte participar en los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

"En el primer partido, contra Corea del Sur, cuando pensé que este podía ser el último Mundial de Luis, que quizá no jugaría más al básquet después de este torneo, me dije «no puede ser, no puede ser que este crack se retire en esta competencia». Y si quedábamos afuera de los Juegos Olímpicos íbamos a sentirnos un poco culpables. Pero cuando le ganamos a Polonia, se vivió esa sensación de alivio y comenzó ese murmullo de «che, que Luis juegue un año más». Siento realmente muchas ganas de que Luis juegue un año más con nosotros porque está impecable, porque nos apoyamos mucho en él en la ofensiva y por todo lo que presenta. Merece todo lo que está pasando. Disfrutamos todos los días tenerlo", dice Vildoza, uno de los jóvenes del plantel argentino.

Fuente: AFP

El base de Baskonia dijo que el grupo disfrutaba los éxitos tanto por sí como por su líder. Y el otro cabecilla del plantel, Campazzo, muy activo en Twitter para sus 283.000 seguidores, directamente hizo masivo un pedido: "RT para que Scola vaya a tokio...". El cordobés consiguió lo que pretendía: 52.600 retuiteos, además de 31.200 "me gusta". De todos modos, no parece ser necesario el clamor popular: con mayor o menor contundencia, Luis dio a entender en entrevistas que seguiría en el seleccionado si se lograba la clasificación olímpica. Y ese objetivo ya está entre los que cumplió la Argentina en China 2019.

Enorme rebote en ataque de Scola y doble ante Serbia - Fuente: TyC Sports

00:15
Video

A los 39 años el nombre de Luis está grabado a fuego. Los excompañeros lo elevan hasta el Olimpo y quienes comparten equipo ahora con él lo siguen sin dudar ni un segundo su guía. Sucede que Scola se preparó como nunca para esta competencia y sumó horas y horas de entrenamiento en su campo en Castelli, provincia de Buenos Aires, junto a Marcelo López, su preparador físico, que también es parte del grupo de trabajo en la selección. Por eso uno y otro se abrazaron tras la victoria contra Serbia: ambos saben cuánto hicieron para lograr que el ala-pivote estuviera intacto, como si el calendario no lo hubiera atrapado.

Scola y el DT Sergio Hernández
Scola y el DT Sergio Hernández Crédito: @cabboficial

El capitán argentino ya tiene 680 puntos mundialistas en la mano. Es el segundo anotador de la historia, detrás del brasileño Oscar Schmidt y sus 906, pero también impacta que a su edad haya anotado 107 tantos en seis partidos en China 2019, a una media de 17,83 unidades por juego, más 7,3 rebotes. "Es una máquina. Parece salido de otro planeta", dijo Manu Ginóbili luego del triunfo argentino sobre los balcánicos.

En la tarde posterior al logro fue a cenar con sus compañeros. Se trató de la segunda reunión del equipo durante el certamen. La primera tuvo lugar en Wuhan, la primera ciudad que visitó el plantel, y fue organizada por el propio Scola. Ahora también promovió el encuentro de todos los integrantes del grupo.

Una leyenda pasa por esta ciudad. Luis Scola, el capitán eterno. El talento que nació en Floresta, se crio en Martín Coronado, conquistó el mundo y no tiene fecha de vencimiento.

Una estatua para Luifa

De los antecesores de Scola en la zona pintada del seleccionado, uno de los más recordados es Ernesto "Finito" Gehrmann, que a sus 74 años sigue despuntando el vicio del básquetbol. Y mirando al equipo nacional, claro. "Me gustaría felicitar a los jugadores; ojalá sigan haciendo historia. Francia es un equipo poderoso, pero no tengo dudas de que Argentina va a ganar", comentó en ocasión de una competencia de mayores en Pinamar. Y dejó un gran elogio para con el capitán: "A Scola hay que hacerle un monumento: desde hace 20 años defiende la celeste y blanca, y sigue haciéndolo en gran nivel", destacó el misionero, que protagonizó dos mundiales y brilló, con 2,11 metros, en Gimnasia La Plata.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.