Chapaleufú II v. Chapaleufú: un clásico distinto

Esta tarde, por la primera semifinal, tendrá lugar uno de los partidos más importantes de los últimos 15 años, pero con un rasgo particular: será el primero desde el fallecimiento de Gonzalo Heguy; está en duda la presencia de su hermano Horacio, que sufrió una severa caída en una práctica
Esta tarde, por la primera semifinal, tendrá lugar uno de los partidos más importantes de los últimos 15 años, pero con un rasgo particular: será el primero desde el fallecimiento de Gonzalo Heguy; está en duda la presencia de su hermano Horacio, que sufrió una severa caída en una práctica
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
21 de octubre de 2000  

Indios Chapaleufú II v. Indios Chapaleufú es uno de los clásicos del polo más importantes de los últimos quince años. Entre los dos equipos suman siete títulos de Palermo y ambos tienen en sus filas varios jugadores que portan uno de los apellidos más célebres del polo mundial: Heguy. Pero el de esta tarde, a las 16, por la primera de las semifinales del 107º Abierto de Hurlingham, constituirá un clásico distinto, especial, aunque por una razón nada agradable: será el primero desde el deceso de Gonzalo Heguy, tradicional Nº 2 de Chapaleufú, fallecido el 6 de abril de este año por un accidente automovilístico en Intendente Alvear, La Pampa.

Además de las conquistas que acumulan los dos conjuntos, son de los que más hinchas tienen, pero en eso saca ventaja Chapaleufú, que ganó muchísimos adeptos con su primera coronación en Palermo, en 1986, cuando los jóvenes Marcos, Gonzalo y Horacito (hijos de Horacio) concretaron la hazaña de superar al poderoso La Espadaña. Y hubo otro tanto cuando, como primer conjunto de cuatro hermanos, una vez sumado Bautista, se alzó con la copa más preciada en 1991, 1992, 1993 y 1995. En Chapaleufú II, campeón argentino en 1996 y 1999, actúan Alberto (h.), Ignacio y Eduardo, descendientes de Alberto Pedro, que también integró la formación en los comienzos del equipo.

A esa característica infrecuente de que seis primos compartirán el terreno de juego se suma el hecho de que es el enfrentamiento que más veces se ha producido entre los conjuntos que hoy participan la temporada de alto handicap: se midieron en 16 encuentros (uno no se disputó pero se le otorgaron los puntos a Chapaleufú), con 11 victorias de Chapaleufú y cinco de su rival (excluyendo la de los puntos ganados sin jugar). En goles, la diferencia es clara en favor de los de rojo y blanco: 242 contra 204.

Pero se decía que ésta será una versión diferente del clásico. No estará Gonzalo, el jugador que se ocupaba de ir y venir en Chapaleufú, de atosigar a cuanto adversario se le pusiera en el camino. El que no lucía tanto con su juego, pero que era el símbolo del alma del conjunto. "Venimos jugando así toda la temporada: recordándolo en cada partido. Pero es así frente a todos los equipos. En ese sentido, jugar con Chapaleufú II no significará nada especial en cuanto a la ausencia de Gonzalo; nosotros encaramos el partido de mañana (por hoy) pensando en que jugamos contra uno de los mejores equipos de la temporada, o el mejor. Pero cuando uno está en la cancha, se olvida de que son los primos los que están enfrente", confió Horacito Heguy, Nº 3 de Chapaleufú.

Sí puede tener un significado singular para Eduardo Heguy, back de Chapaleufú II. "Es muy duro ver a otro jugador con la camiseta Nº 2. Gonzalo era el motor y la dinámica de Chapaleufú, el que establecía el ritmo del partido. Apuraba a los rivales en todo momento y era el que más garra tenía de los Heguy. Es difícil motivarse cuando no está. Vengo pensando en esos en los últimos días y no sé si eso va a influir en mí en el partido o voy a olvidarme en el momento del primer throw-in. Si bien hemos jugado prácticas con ellos después de lo de Gonzalo, la situación no es la misma que en un partido importante", explicó El Ruso.

Para el encuentro de esta tarde está en duda la presencia de Horacio. Anteayer, en un entrenamiento, el capitán de Chapaleufú sufrió una caída cuando pegaba un revés por debajo del cogote de su yegua, que rodó y le aprisionó el hombro izquierdo. Corolario: subluxación del acromio clavicular. Lo revisó el traumatólogo Ernesto Roy, que le aconsejó diez días de reposo. Pero el Nº 3 intentará comenzar el partido, después de tomar antiinflamatorios. "Estoy doloridísimo. Voy a probar antes del partido, pero creo que mis posibilidades de jugar son poquísimas". Por las dudas, en los palenques estará listo para reemplazarlo Silvestre Garrós.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.