El ascenso. Clásico de alto riesgo