El insólito doble golpazo de una porrista