Esos raros deportes no tan nuevos: fútbol en bicicleta, rugby en el agua, quemado con canto...

Cavallino rampante en bicicleta: una extraña forma de disputa del balón en el ciclobol, con manubrio altos y asientos retrasados.
Cavallino rampante en bicicleta: una extraña forma de disputa del balón en el ciclobol, con manubrio altos y asientos retrasados.
Federico Koniszczer
(0)
21 de mayo de 2020  • 18:35

Fútbol, automovilismo, rugby, básquetbol, tenis y unas cuantas disciplinas más están en el radar del aficionado argentino al deporte en general, que conocerá a jugadores de unas diez actividades. Ya la mayoría de las casi 40 que son consideradas cada año en la entrega de los premios Olimpia queda fuera de su alcance. Y ni que hablar de muchas otras que son populares en otras partes del planeta y que en Sudamérica resultan totalmente exóticas.

A continuación, un vistazo a seis deportes que en esta zona del globo aparecen como muy curiosos, sea por las reglas en sí o por su origen.

Ciclobol, nacido de un perro de juguete

Si hay una disciplina que se caracteriza por tener un origen impensado, ésa es el ciclobol. Su fundador, el germano Nicholas Edward Kaufmann, lo ideó luego de empujar un perro de juguete con su bicicleta: supuso que sería mejor impulsar una pelota, hacia un sector determinado.

El ciclobol, inventado en Alemania en el siglo XIX, es popular en el centro de Europa y en Japón.
El ciclobol, inventado en Alemania en el siglo XIX, es popular en el centro de Europa y en Japón.

Creado en 1893 en Alemania, el juego en cuestión es practicado con un balón de 17 centímetros de diámetro y de 500 gramos que debe ser golpeado con la rueda delantera del vehículo. Los partidos duran 14 minutos (siete por tiempo) y reúnen equipos de entre dos y cinco jugadores, de los cuales sólo uno puede impactar la pelota con las manos.

La bicicleta es de piñón fijo, es decir, no tiene punto muerto (los pedales siempre están en movimiento), ambas ruedas son de un mismo tamaño, pero el manubrio es alto, para facilitar los pases y golpes, y el asiento se ubica detrás de la posición habitual para favorecer los saltos. No está permitido apoyar los pies en el piso.

Lo que Kaufmann nunca predijo es que el ciclobol, hoy regido por la Unión Ciclista Internacional, lograría tanto éxito y reputación en su país, Japón, Bélgica, Suiza, Austria y República Checa. Y tampoco dedujo que 36 años después, en 1929, comenzarían los campeonatos mundiales. Con 20 títulos entre 1965 y 1988, la historia es dominada por los hermanos checoslovacos Jindrich e Jan Pospisil.

Sepak takraw, una disciplina que combina otras tres

Muy diferente al del ciclobol, el origen del sepak takraw se remonta 6500 años y al sudeste asiático. Es popular en Tailandia, Camboya, Malasia, Laos e Indonesia, y su peculiaridad es que combina tres deportes: el vóleibol, por la red (se eleva 1,52 metros) y la posición de los protagonistas; el fútbol, porque la pelota puede ser golpeada solamente con la cabeza y los pies, y el bádminton, debido a las similares dimensiones del terreno (13,40 metros de largo por 6,10 de ancho).

Los jugadores deben poseer una flexibilidad y una elasticidad prodigiosas para pasar el balón y rematar: todo el tiempo se dan posturas acrobáticas, casi inverosímiles, para hacer pasar la pelota sobra la red.

Basado en el japonés kumari y el chino cuju, el sepak takraw se desarrolló informalmente hasta que en 1829 la Asociación de Deportes de Siam, Tailandia, redactó las primeras reglas. Cuatro años más tarde se incluyó la red.

Sepak takraw: algo de vóleibol, algo de bádminton, algo de fútbol... y también algo de gimnasia, con unas piruetas asombrosas.
Sepak takraw: algo de vóleibol, algo de bádminton, algo de fútbol... y también algo de gimnasia, con unas piruetas asombrosas.

Recién en 1965 se fundó la Federación Internacional de Sepak Takraw (ISTAF), que nuclea hoy a 36 naciones y que organiza todos los años el campeonato mundial, llamado "Copa del Rey", regido ya por las normas creadas en 1996 en Bangkok: dos conjuntos de tres integrantes y dos sets a 21 puntos con un eventual tie-break a 15.

Disc golf: la competencia antes que el deporte

Entre las rarezas, una poco menos que imbatible: que la primera competencia oficial de un deporte sea previa a la creación formal de esa disciplina. Es el caso del disc golf, nacido en la década de los setentas, y del mejor jugador del mundo, el estadounidense Jay Shelton, que se consagró en 1969 en Brookside Park, de Pasadena, California.

Estrella y múltiple campeón, Shelton fue apodado "The All-American Boy" y llegó al salón de la fama de la actividad. El segundo torneo, World Frisbee Championship, tuvo lugar recién en 1975.

Rareza de una disciplina rara: el disc golf tuvo su primera competencia oficial antes de ser reconocido como deporte.
Rareza de una disciplina rara: el disc golf tuvo su primera competencia oficial antes de ser reconocido como deporte.

Luego, el mundial fue celebrado anualmente hasta 1997, cuando pasó a desarrollarse cada dos años, como actualmente. En el certamen se expone otra particularidad del deporte, que contribuye a que el disc golf sea casi ignoto en gran parte del mundo: en un 90% de los casos los vencedores fueron estadounidenses.

Lógicamente, su país es el que más practicantes tiene. Japón, Canadá, Australia y varias naciones de Europa occidental son otros lugares en que el frisbee posee cierta popularidad. Claro que todos ellos deberán esperar para volver a disfrutarlo, por culpa del coronavirus: la Asociación Internacional de Juegos Mundiales postergó el undécimo Mundial para julio de 2022, en Birmingham, Alabama... Estados Unidos.

El disc golf es ampliamente dominado por Estados Unidos.
El disc golf es ampliamente dominado por Estados Unidos.

Kabaddi: si quiere ganar, cante

El kabaddi, desconocido de este lado del planeta, bien podría ser aceptado como divertimento amateur si se lo conociera más: para conseguir puntos, el raider (invasor enviado a capturar a un oponente sin ser interceptado) debe volver a su campo cantando sin interrupciones del rival el nombre del deporte durante aproximadamente 40 segundos.

Esta insólita regla actual nunca fue imaginada por los indios, creadores de la disciplina hace 4000 años, que tampoco creyeron que esta competencia se desarrollaría, hoy, con siete árbitros, que contaría con una audiencia de unos 435 millones de personas ni que se haría muy popular en India (15 veces campeón mundial, en ambos sexos), Pakistán, Bangladesh y varios sectores del sudeste asiático.

Sepak takraw: algo de vóleibol, algo de bádminton, algo de fútbol... y también algo de gimnasia, con unas piruetas asombrosas.
Sepak takraw: algo de vóleibol, algo de bádminton, algo de fútbol... y también algo de gimnasia, con unas piruetas asombrosas.

Protagonizado por equipos de siete jugadores en una superficie rectangular de 13 por 10 metros, este deporte de contacto cambió radicalmente su rumbo en 2014 al darle origen a la Pro Kabaddi League. El certamen profesional consta de ocho franquicias (Bengal Warriors, Bengaluru Bulls, Dabang Dehli KC, Jaipur Pink Panthers, Potna Pirates, Puneri Paltan, U Mamba y Telugu Titans), 138 competidores y 60 partidos entre el 30 de enero y el 5 de marzo de cada año.

Mucho antes de su profesionalización, y cuando aún no era regulado por World Kabaddi Federation (WKF), el kabaddi participó como deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos Berlín 1936, con tres variantes (kabaddi, circle y beach).

Ultimate, el juego sin árbitros

Casi todos los deportes incluyen autoridades que aplican su reglamento. Casi todos. El ultimate presenta la singularidad de que se desarrolla sin árbitros, porque cada protagonista construye el juego limpio y el respeto con el equipo contrario. Por eso se la considera la disciplina más amable del planeta.

Esta actividad carece de contacto físico y tiene lugar en un campo parecido al de fútbol, más estrecho y con siete participantes por lado. El gol es válido si alguien toma el disco volador de 175 gramos y 27,5 centímetros de diámetro en la zona de anotación opuesta.

El ultimate combina disco, fútbol y fútbol americano, basado en la caballerosidad deportiva.
El ultimate combina disco, fútbol y fútbol americano, basado en la caballerosidad deportiva.

Ideado por estudiantes universitarios en 1968 en Estados Unidos, este deporte es practicado en 69 naciones y los encuentros son resueltos a 15 puntos o 100 minutos, lo que ocurre primero.

El seleccionado de Colombia sobresalió durante mucho tiempo gracias a dos gemelas: Manuela y Valeria Cárdenas. Desde los 9 años, las hermanas se involucraron con el ultimate en Medellín, al que jugaban a toda hora. Perfeccionaron su técnica de lanzamiento y lograron una rápida madurez deportiva. A eso suman un excelente despliegue físico, y todo se combina para que sean consideradas las mejores del mundo en la actualidad.

Rugby subacuático: rudeza... en el agua

Originado en Colonia, Alemania, en 1961, el rugby subacuático nació como alternativa de algunos centros de buceo para que sus socios no perdieran su forma física (el otro deporte terrestre que tiene una versión acuática es el hockey).

Efectuado en una pileta olímpica con una profundidad de entre tres y cinco metros, tiene por objetivo para los equipos meter la pelota en unos cestos de 40 centímetros de diámetro, hechos de metales inoxidables, como el aluminio, y ubicados en ambos extremos de la piscina. Con seis integrantes de ambos sexos por conjunto, se da un juego táctico y veloz, favorecido por una gran ventaja: las lesiones, sobre todo las graves, son inexistentes.

El primer partido de rugby subacuático enfrentó a DLRG Mülheim y DUC Diusburg en 1964, y el campeonato inaugural alemán tuvo lugar en Mülheim dos años después. Luego, en 1978, se desarrolló en Malmö, Suecia, el primer certamen europeo. Ese año la Confederación de Mundiales de las Actividades Subacuáticas (CMSA) reconoció oficialmente a la disciplina y en 1980 se organizó el primer mundial, también en la casa de DLRG.

Con el tiempo, la actividad trascendió hacia América: Venezuela, Colombia, Estados Unidos. El venezolano Leonardo Perdomo fue catalogado como el profesional más destacado del rugby subacuático, a pesar de haberlo jugado de grande y no por mucho tiempo. Debutó en 2006 y murió en 2015, a los 38 años. Perdomo integró la selección del estado Miranda y, desde 2007, la de su país, con grandes resultados.

Rugby subacuático, una divertida creación alemana.
Rugby subacuático, una divertida creación alemana.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.