La racha global de Boca que cortó Wanchope Ábila y su gol desde todos los ángulos

Wanchope celebra su gol ante Paranaense
Wanchope celebra su gol ante Paranaense Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Franco Tossi
(0)
1 de agosto de 2019  • 07:17

Reapareció en el partido y en el momento que más se lo necesitaba. Un delantero de Boca volvió a marcar un gol después de 83 días y seis partidos oficiales. Y con una curiosidad. La mala racha comenzó y terminó con Athletico Paranaense. Tras un largo período adverso ante la red que llevaba 596 minutos, Ramón Ábila volvió a alzar la bandera de aquellos que viven de los festejos y dio el puntapié inicial de la enorme victoria ante los de Curitiba, que depositó a los de la Ribera en los cuartos de final de la Copa Libertadores tan anhelada.

El gol de Wanchope Ábila con sonido ambiente

Iban 12 minutos del complemento de un encuentro incómodo. Boca jugaba un gran partido, pero no concretaba las llegadas claras que tenía. Y eso podía pagarlo caro en el largo rato que restaba jugarse: la clasificación tan solo la sostenía el 1-0 de la ida en tierras brasileñas. Sin embargo, tras una gran peinada de Nahitan Nandez, en lo que fue su último partido con la camiseta azul y oro, Wanchope tomó la posta en el área grande, salió hacia su pierna derecha y sacudió fuerte al primer palo del arquero Santos. Desahogo. Por el tanto que le daba aire al equipo y porque el atacante volvía a festejar luego de varios partidos, en medio de la búsqueda de un refuerzo de jerarquía en su puesto tras la silenciosa salida de Darío Benedetto.

Sabía que una me iba a quedar. El partido iba a ser duro, pero el equipo estuvo sólido. Le metimos intensidad y en el primer tiempo no pudimos convertir, pero supimos jugarlo
Ramón Ábila

Pero no era una cuestión exclusiva del cordobés. Carlos Tevez, Mauro Zárate, Sebastián Villa, Cristian Pavón, el propio Pipa y los ratitos recientes de Jan Carlos Hurtado tampoco habían podido quebrar las vallas de los arqueros rivales. Tal así era que el xeneize llevaba seis encuentros oficiales sin que todos esos nombres se anotaran entre los goleadores de los diferentes partidos que jugó el elenco de Alfaro en los últimos meses. Fue justamente Carlitos el último delantero que había convertido un tanto: el agónico para ganarle 2-1 al mismo rival de anoche, aunque en el cierre de la fase de grupos del certamen continental en la Bombonera y que le permitió a Boca clasificarse primero de su zona.

La alegría de Ábila
La alegría de Ábila Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Sobre el final del semestre pasado pasaron los empates sin goles ante Vélez por la Copa de la Superliga. También los cruces ante Argentinos Juniors, en la semifinal de aquella competición: fue el zaguero Lisandro Lopez el que le había dado en la Bombonera el pase a la final, en la que los de la Ribera se encontraron con Tigre y perdieron 2-0 antes de la Copa América. Y, por último, el partido de ida de la semana pasada ante Paranaense, en el que fue el volante Alexis Mac Allister el que rompió el cero.

Gracias a Wanchope, los delanteros de Boca se volvieron a anotar en la noche que más se precisaba. Y el regreso del poder de fuego es una muy buena noticia para lo que viene en la Copa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.