Bayern Munich no perdonó y le ganó con autoridad al Schalke 04