Bielsa y la Premier se lo merecen

Marcelo Bielsa, DT de Leeds United
Marcelo Bielsa, DT de Leeds United Fuente: Archivo
(0)
7 de enero de 2020  • 23:59

"Mi pedido para 2020 -escribió el niño a sus padres- es que Leeds y Marcelo Bielsa suban a la Premier League ". El niño acababa de ver un partido casi de potrero. El increíble 5-4 de Leeds en Birmingham, el 29 de diciembre pasado. Algunos especialistas criticaron algunos horrores defensivos. Con el atenuante de que fueron minutos finales jugados a puro corazón. Un hincha de Leeds escribió que hasta su gato postrado por enfermedad saltó en medio de tanta locura. Otros publicaron videos tirándose sobre los asientos del estadio. "Testigos de uno de los partidos más inolvidables en la historia del Leeds". El fútbol inglés huele como nadie el negocio. Por eso, el lunes pasado montó un escenario ideal para los miles que quieren ver al Leeds en la Premier. El partido Arsenal-Leeds fue por la FA Cup, es cierto, pero incluyó el lujoso estadio de Emirates, horario estelar nocturno y televisión abierta de la BBC.

"Si usted no sabía cuál de los dos equipos era el de la Premier League, está perdonado", tuiteó Gary Lineker. Es que Leeds, líder en la Championship (segunda división) dio en el primer tiempo un paseo fenomenal al Arsenal, de temporada irregular, pero, aún así, uno de los equipos históricamente más poderosos del fútbol inglés, con jugadores fichados por 80 millones de euros, que jugaba ante su público y con su formación titular. Leeds, sin al menos dos jugadores claves (el capitán Liam Cooper y el español Pablo Hernández), con dos debutantes (el juvenil arquero francés Illan Meslier tiene un guante en su pierna izquierda) y cinco cambios respecto de su formación última, jugó un primer tiempo extraordinario. Fútbol vertical y preciso. Creando espacios por todos lados. Y una decena de situaciones de gol. Era obvio que Arsenal, obligado y con jugadores de mucha mayor clase, podía reaccionar. Anotó y ganó 1-0. Solo en la Argentina todavía hay muchos que califican a Bielsa de "vendehumo". Hay que leer los comentarios de técnicos, ex jugadores y periodistas ingleses sobre ese primer tiempo que vieron el lunes en el Emirates. "¿Cuántos de los veinte equipos de la Premier están mejor entrenados que Leeds? ¿Cuántos entrenadores logran extraer tanto de sus jugadores? ¿Cuántos tienen tan organizado su sistema de ataque?", se pregunta Miguel Delaney en el Independent. The Guardian y The Times van en la misma línea. "Posesión como Manchester City y verticalidad como Liverpool". Circulan videos por todos lados.

"Si Bielsa aprende la lección que aprendió Jurgen Klopp -administrar la intensidad a lo largo de toda una temporada- su Leeds subirá a la Premier y creará problemas a los grandes". Lo dice un análisis que recuerda que el DT alemán terminó octavo en su primer año con el hoy imparable Liverpool. Hinchas ingleses olvidan viejos odios hacia un "Dirty Leeds" (Sucio Leeds) y se confiesan hoy admiradores del equipo de Bielsa. Allí está el abrazo eterno de Slaven Bilic, DT de West Bromwich, tras el reciente empate 1-1. No es el único. El portal Leedslive distingue los diez principales personajes de la ciudad en 2019. Están el bombero que atendió un parto urgente, la mujer que da de comer a niños necesitados y la entidad que cuida a los sin techo. Primero en la lista figura Marcelo Bielsa. "Aun cuando Leeds pueda colapsar otra vez -escribió Jonathan Wilson- Bielsa ha devuelto al club un sentido de la vida".

Bielsa, que vive en un departamento pequeño, hace compras en un supermercado, come regularmente en un restaurante italiano y va caminando a los entrenamientos, "debe ser muy consciente, por su nivel de autoanálisis, que sus equipos tienden a caerse en los cierres de temporada", dice Wilson. Pero su trayectoria parece indicar "que no está dispuesto o no puede corregirlo. Es como si la intensidad fuera tan vital para él o para su forma de jugar que se ha demostrado que es imposible de controlar". En rigor, Leeds inició esta temporada con triunfos ajustados y valla menos batida de la Championship. Más ordenado. Pero algo cambió sobre fin de año. Esa supuesta imposibilidad de control derivó en finales de ritmo salvaje. Así, un fácil 3-0 terminó en un insólito 3-3. Y en Birminghan fue 5-4 en el último segundo.

Con el resto de las ligas paradas, las fechas del Boxing Day confirmaron a la Premier League como el mejor campeonato de estos tiempos. Liverpool, que debía estar agotado tras una temporada extraordinaria, jugó sobre el final de año su partido más notable (4-0 a Leicester). Al día siguiente, Wolverhampton ganó sobre la hora 3-2 al City de Guardiola. Los hinchas se burlaban del campeón. Le cantaban "Ya no sos el fútbol". Estaban equivocados. Fue un partidazo. Y el City se reivindicó ayer aplastando a Manchester United, cuyos hinchas claman por Bielsa. La Premier, como cualquier otra Liga, tiene problemas, claro. Pero no es solo dinero. Sus estadios disfrutan partidos de ida y vuelta, con estrellas extranjeras sí, pero ahora también con juveniles de su semillero cada vez más interesantes. El niño que pidió al Leeds de Bielsa en la Premier tiene cada vez más acompañantes. Lineker, Michael Owen, Alan Shearer y siguen las firmas. No es amor al Leeds. Es amor al fútbol. A la pasión. A lo impredecible. Después del 5-4, un hincha de Leeds escribió a otro que el ascenso estaba cada vez más cerca. "No sé -le respondió su amigo-, volvamos a hablar la semana que viene".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.