Como Guillermo no tiene un Palermo, los centros (y los goles) los hace por abajo

Desborde de Pavón y centro para el gol de Lodeiro a Racing
Desborde de Pavón y centro para el gol de Lodeiro a Racing
Christian Leblebidjian
(0)
14 de abril de 2016  • 17:37

La práctica del martes 22 de marzo se hizo famosa en Boca porque Guillermo Barros Schelotto la paró varias veces para corregirles los centros a los extremos de Boca. Sobre todo a Federico Carrizo, Cristian Pavón y Sebastián Palacios. "Hace 45 minutos que estamos haciendo esto y metimos un gol solo. No quiero que tiren más centros de mierda que terminan en las manos de los arqueros. No se saquen la pelota de encima para ver si de casualidad entra un compañero y hace un gol. Lo tienen prohibido", les dijo. La situación se dio dos días después de la derrota ante Lanús 0-2, por el torneo Transición. A partir de ahí, los wines empezaron a tratar de afinar la puntería. Y se empezó a ver réditos en función de los pedidos del Mellizo. Así, Boca no sólo le convirtió un gol clave a Racing para conseguir el 1-0 y la clasificación para los octavos de final de la Copa Libertadores, sino que también -por esa vía- les anotó a Bolívar y Atlético de Rafaela.

El principal generador de las llegadas con desbordes y centros rasantes es Cristian Pavón, un punta que Rodolfo Arruabarrena tenía muy en cuenta pero que las lesiones lo habían relegado. Y como a Guillermo le gusta jugar con extremos dentro de un esquema 4-3-3, Pavón y Carrizo son los que más están aprovechando sus chances como titulares. Sobre todo Pavón, además, hace un sacrificio defensivo para "darle una mano" al lateral derecho en las coberturas y los cierres, como hizo con Peruzzi a Racing.

Arrancando por el final, el gol de Nicolás Lodeiro en Avellaneda se generó por un centro rasante desde la derecha que es apenas desviado por Pablo Pérez antes de la definición del uruguayo, en uno que fue uno de los muy buenos ataques respaldados de Boca ante la Academia.

Centro rasante de Pavón y gol de Carrizo a Bolívar, entrando como "falso 9"
Centro rasante de Pavón y gol de Carrizo a Bolívar, entrando como "falso 9"

Así Boca también le había hecho un gol parecido a Bolívar, también por la Copa Libertadores, en la victoria 3-1, en la Bombonera. Tras una doble pared entre Pavón y Gago (primero) y luego entre Pavón y Tevez, llegó el desborde del wing y otro centro rasante para que Carrizo llegue "atacando el espacio" como un falso N° 9, movimiento que se da muy seguido en el ciclo de Barros Schelotto.

Ante Atlético de Rafaela, la jugada del gol de Lodeiro, para el 3-0 (también en la Bombonera), se generó con otro avance respaldado, un centro rasante de Pavón que pasó de largo por todo el área chica y, desde el otro extremo, Carrizo la volvió a meter para el control y la definición de media vuelta del uruguayo.

El centro rasante de Pavón le llegará a Carrizo, que buscará por adentro otra vez a Lodeiro, para el gol de uruguayo a Rafaela: 3-0
El centro rasante de Pavón le llegará a Carrizo, que buscará por adentro otra vez a Lodeiro, para el gol de uruguayo a Rafaela: 3-0

Como Guillermo no cuenta con Jonathan Calleri (el último 9 del campeón del torneo local), Daniel Osvaldo está lesionado y Carlos Tevez cumple esa función con más tendencia a salir del área para generar sociedades, la idea del Mellizo es que siempre llegue un futbolista por sorpresa para definir y terminar las jugadas. Pero sin un jugador con las características de Martín Palermo (su compañero del Boca ganador de Bianchi), que mide 1m88, hacía diferencia desde su porte físico y tenía un muy buen cabezazo, ahora la diferencia como DT la hace pidiéndole a sus extremos que los centros sean fuertes y por abajo. Así, mientras busca el mejor equipo y le da forma al sistema, va fabricando entendimiento entre los atacantes y encontrando una llave de desequilibrio más que interesante.

Los centros rasantes que pedía Guillermo

cl/jt

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.