Desde el alma

La Academia también se distingue por contar con una legión de hinchas en el mundo del espectáculo, el deporte y la política; ellos hablan de su pasión por los colores celeste y blanco
Marcelo Stiletano
(0)
30 de diciembre de 2001  

Los vincula su calidad de personas públicas, aunque en ámbitos diversos. Sus actividades diarias pasan por el espectáculo, el deporte, el derecho, la política... Pero siempre, y hoy más que nunca, los unió una pasión: Racing. El fervor por la Academia que late en ellos como en cualquier hincha de los que sufrieron por años y ahora gozan como nunca.

Esta vez son ellos los que reviven la emoción del festejo y las historias que los unieron a los colores que aman. Comienza el recorrido...

Chico Novarro , cantante y compositor: “Una vez grabé una canción que explica por qué me hice fanático de la Academia. Dice así: “Por esas cosas de Dios/por una cierta bohemia/y el fútbol de la Academia/que tanta gloria nos dio... Por esas cosas de Dios/por el sentir de su gente/y porque tuve la suerte/de verlo salir campeón...”

“Esta es la concreción de un sueño después de tantos años de sufrimiento... Este equipo de hoy se armó con mucho amor. Ganó partidos imposibles y se llevó por delante a todos. A principio de año yo decía “Pero qué podemos hacer con este Chatruc, con este Arano...” Y ya ves lo que pudimos hacer... Pero los hinchas de Racing siempre vamos a sufrir: Racing es parecido al tango, es algo bien porteño más que de Avellaneda...”

Horacio Accavallo , ex campeón mundial de boxeo: “Además de que siempre lo seguí, mi vida profesional está ligada a Racing: yo fui campeón del mundo cuando la Academia fue campeón del mundo. Además, estuve en la cancha el día del golazo de Boyé a Banfield, que nos dio el tricampeonato. Esto de ahora me pone muy contento. Como Mostaza Merlo, yo también seguí algunas cábalas durante el torneo. Por ejemplo, los días en que jugamos siempre esperé a que terminara el partido para tomar mate”.

Sergio Renán , director de cine, actor y a punto de dejar la dirección general artística del Teatro Colón: “Ver a Racing campeón es recuperar emociones y alegrías vividas, algo que no les puede ocurrir a los hinchas más jóvenes que no tienen en su registro lo que yo tengo. Como lo del 58, el 61 y el equipo de José. Esta es una vuelta de tuerca fenomenal a la sensación de decadencia que el club vivió en estos años”.

Enrique Wolff , ex jugador de Racing: “Cuando terminó el partido con Vélez se me cayeron varias lágrimas de felicidad. Fue algo que esperaba desde hacía mucho tiempo, y llorar fue mi manera más legítima de festejar. Al equipo lo vi bien durante todo el torneo; aunque no jugó un fútbol brilante, todos tiraron para el mismo lado”.

Pepe Eliaschev , periodista: “Tengo 56 años y conocí el estadio Presidente Perón cuando se inauguró, de la mano de mi viejo, cuando tenía 5. Así que son 50 años de hincha, de los cuales diez viví afuera, y aun así, en Nueva York, México o Caracas veía el diario lunes a la mañana para saber cómo había salido Racing. Vi jugar a Corbatta, una maravilla. El apodo de Academia nunca fue gratuito, sino que tuvo que ver con el futbol que practicaban el Marqués Sosa, Federico Sacchi, Rubén Paz... Era chico en el tricampeonato, pero recuerdo muy bien la figura de Boyé, Simes y Sued. El del 61 y, sin duda, el equipo de José. Despues vino el desierto interminable. Y tras tantos años, éste es un momento reconfortante”.

Soledad Silveyra , actriz: “Soy hincha de Racing porque tuve un marido fanático que decidió que toda la familia lo sea. Y yo, feliz, porque eso me hizo querer al fútbol. Antes no tenía ni idea de esto. Es más, me entristecía escuchar los domingos a la tarde los partidos por la radio. Soy lo menos cabulera del mundo, pero después de tantos años, uno se aferra a cualquier cosa. Esto es la felicidad de mis hijos, y eso es lo que también me pone feliz a mí”.

Marcelo Bonelli , periodista: “Esto es una gran felicidad. Además, es el premio al esfuerzo después de haber pasado años tan malos como los últimos. El mensaje es que no hay que bajar los brazos nunca. Durante todos estos años no lo creía imposible, pero para que se dé un campeonato tiene que haber organización en el club, y Racing venía muy mal en ese sentido. Especialmente desde la quiebra, que hizo mucho más lejana cualquier esperanza. Me hizo de Racing mi hermano mayor, Jorge, cuando yo era muy chico. Por entonces él y mi papá, que es de Boca –yo mejoré la raza– me llevaban a la cancha a ver al equipo de José”.

Bernardo Neustadt , periodista: “Me hice de Racing por sus colores: era muy patriota. Ahora no sé si soy tan patriota, pero el sentimiento por Racing lo mantengo... Es algo muy fuerte. A los 15 años me tocó conducir la revista Racing; allí era redactor, jefe de redacción, secretario de redacción... En fin, era todo, porque sólo éramos un fotógrafo y yo. Por esa época perdíamos muy seguido. Después padecí la desdicha de 35 años sin éxitos. A Racing le pasó lo que al país: no tenía dirigentes, y después pasó a no tener jugadores. Ser de Racing sí que era un riesgo país. Pero en todo ese tiempo, lo que aprendimos fue a ser leales. Racing era Deportivo Perder. En este campeonato no lo vi ni por televisión por el miedo a que se derrumbara la última esperanza”.

Guillermo Fernández , cantante: “Lo vi campeón a Racing cuando era muy chiquito: tenía 8 años en la época del equipo de José, pero lo recuerdo perfectamente. Después tuvimos pocas alegrías... Yo soy como casi todos los hinchas: en este tiempo no quise ni decir ni pensar lo que podía significar salir campeones. Me preguntaban, y yo respondía “Y, no sé si vamos a poder...”

Lo que veo en este equipo es lo mismo que vi en otros: gana por sangre, por la camiseta. Pero ahora también tenemos un técnico que acertó en los cambios y en los planteos, y eso ayudó a lo otro”.

Atilio Stampone , compositor: “Ser hincha de Racing es la historia de mi vida. Mi hermano mayor, Pepe, me llevaba a verlo en la vieja cancha de madera. Ahí vi jugadores como el Chueco García, que no se podía creer lo que hacía sobre la raya. Y también lo vi campeón en la Bombonera. También el equipo del 61, con Corbatta, Pizzuti, Mansilla, Sosa y Belén. Grandes equipos.

Ahora soy vitalicio y voy todos los domingos. Este equipo se armó de la nada; no creo que sea el del 66, pero a fuerza de pulmón construyó una gran fuerza. Se merece el título que consiguió. Qué te parece... desde el 66 que no festejamos algo así. Salimos del maleficio y le dimos una alegría a la hinchada”.

Guillermo Francella , actor: “Soy de Racing de toda la vida. Mi papá fue profesor de pesas y de gimnasia femenina en el anexo de Villa del Parque. Inclusive en el patio de la calle Nogoyá hay una placa que recuerda su trabajo de 35 años en el club. De chico, él me hacía jugar con un llaverito que tenía los colores de Racing y después empezó a llevarme a la cancha. Eran tardes inolvidables que empezaban bien temprano porque yo vivía en Beccar y tomábamos primero el tren a Retiro, luego el subte a Constitución, otra vez el tren a Avellaneda y después caminábamos para llegar a la cancha. Este año viví una coincidencia increíble: cuando Racing salió por última vez campeón yo tenía 11 años y mi padre 46. Hoy yo tengo 46 y llevo a la cancha a mi hijo de 11 años. Fuimos objeto tantos años de burlas, verdugueos, de gente que nos decía “¿Qué vas a hablar de fútbol vos que nunca saliste campeón...? Por eso es extraordinario tener esta revancha”.

Leopoldo Federico , compositor: “Es la alegría más grande que viví como hincha. Y es algo que también influye en el estado anímico, tanto en mí como en mucha gente. Si a partir de ahora hubiera que esperar otros 35 años, al menos vale la pena saber que esta vez se nos dio, al fin. En mi familia somos todos de Racing, del más grande al más chiquito. Esto nos reivindica un poco de toda la malaria que estamos viviendo, al menos a los hinchas de Racing”.

Humberto Roggero , jefe del bloque de diputados del PJ: “Después de la vuelta de Perón del exilio es la alegría más grande que recibí en mi vida. La verdad, no le tenía mucha confianza a Mostaza, pero me demostró que sabe de fútbol. No hace mucho tuve una satisfacción especial: en plena terapia intensiva después del accidente que sufrí, los jugadores de Racing me mandaron a la clínica una camiseta autografiada, también por Merlo y por mi coterráneo Leo Torres”.

Mariano Cúneo Libarona , abogado: “Estoy emocionado y me divertí mucho compartiendo la campaña con mi hijo. Voy a la cancha desde que tengo memoria. Me dio gusto ver al equipo este año. Puso mucha garra y transmitió serenidad. Yo planté un árbol, tengo hijos, escribí un libro... Con Racing campeón, ya estoy. Es un sueño, es todo. Más que nada, porque yo no lo vi en el 66: tenía 5 años”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.