Escándalo en México: el equipo que jugó parado, tres goles en ocho minutos y un ganador criticado en redes

La acción previa al segundo gol de Tigres, con los jugadores de Veracruz sin moverse de sus posiciones en el terreno
La acción previa al segundo gol de Tigres, con los jugadores de Veracruz sin moverse de sus posiciones en el terreno Crédito: Captura de TV
(0)
19 de octubre de 2019  • 08:00

CIUDAD DE MEXICO (AP).- En protesta por falta de pago, los jugadores del club Veracruz se presentaron a jugar el viernes por la noche su partido por la liga de México contra el campeón defensor Tigres, pero durante los primeros minutos se mantuvieron estáticos y se dejaron anotar un par de goles, a pesar de que horas antes las autoridades del fútbol mexicano les habían ofrecido un fondo de 18 millones de pesos mexicanos (941.000 dólares) para cubrir parte de la deuda que el club tiene con ellos.

Este es un acto inédito en la historia del fútbol mexicano, que en el pasado tuvo casos en los que un equipo no se presentó, pero nunca había sucedido que un equipo había llegado a un encuentro para no disputar la pelota. La última vez que un equipo faltó a un encuentro fue en el Apertura 2004, cuando el mismo Veracruz se negó a enfrentar a Jaguares de Chiapas.

El partido del viernes terminó con victoria de 3-1 para Tigres. Los Tiburones Rojos se negaron a dar la mano a sus oponentes, aparentemente molestos porque aprovecharon su protesta para sacar el triunfo. El francés André-Pierre Gignac fue abucheado cada vez que tocó la pelota el resto del partido. Y con el encuentro consumado, las redes sociales dieron su veredicto con duras críticas contra Tigres y sus jugadores, por no solidarizarse con un equipo en crisis y por sacar ventaja durante el reclamo de sus colegas.

Los jugadores de los ambos equipos se abrazaron antes del arranque y tras el silbatazo inicial todos permanecieron estáticos durante un minuto y medio. Después, los universitarios salieron a corretear la pelota y se pusieron arriba con un gol del chileno Eduardo Vargas desde fuera del área a los dos minutos. El francés Gignac anotó poco después, de manera similar. En ambas situaciones los futbolistas del Veracruz estuvieron quietos en sus posiciones sobre la cancha del estadio Luis "Pirata" Fuente.

Veracruz comenzó a pelear por la pelota treinta segundos después del tanto de Gignac, pero antes que pudieran reaccionar, Tigres agregó un tercer tanto con otro disparo de Vargas a los ocho minutos. El marcador no se movió hasta los 45 minutos del segundo tiempo, cuando Kazim descontó para los Tiburones Rojos, que llegaron a los 40 partidos sin triunfos en la Liga de México.

El volante argentino Guido Pizarro, capitán de Tigres, dijo que antes del partido el capitán de Veracruz, Leobardo López, les notificó que pensaban hacer una protesta de un minuto, y que iniciado el encuentro la modificaron sin informarles.

"Nosotros les dijimos que los apoyábamos y les dijimos que al minuto nosotros íbamos a comenzar a jugar. Que no nos responsabilicen. Nosotros respetamos su reclamo y cumplimos, ya si ellos quisieron hacer otro reclamo para su presidente, es cosa de ellos", explicó Pizarro en la conferencia de prensa después del encuentro. "Nosotros fuimos bien claros con ellos. Yo soy el responsable y junto con mis compañeros decidimos en equipo", insistió.

Los futbolistas del Veracruz están molestos porque, de acuerdo con el presidente de la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales (AMFPRO), Álvaro Ortiz, algunos llevan hasta seis meses sin cobrar su sueldo, y otros tuvieron que sacar a sus hijos de las escuelas y buscar nueva residencia por no poder pagar el alquiler. La desesperante situación y la falta de empatía de los dirigentes forzó a la plantilla a tomar medidas drásticas y a mitad de semana anunciaron que no se presentarían al duelo con Tigres.

Tras la derrota, el plantel de Veracruz se presentó ante la prensa y se leyó un comunicado en el que explicaron: "Queremos aclarar que antes de llegar a estas instancias el equipo tuvo la postura de ser profesionales, además de la comprensión para saldar los adeudos. Hay compañeros que se les deben salarios desde hace 6 meses (...) El equipo femenil no cuenta con médico ni agua para bañarse ni para hidratarse. Hay compañeros que dejaron sus casas, otros el hotel de residencia. El equipo carece de medicamentos para tratar lesiones". Sobre el partido con Tigres, denunciaron: "Ellos sabían que íbamos a parar tres minutos, pero todos vieron lo que ha pasado".

La oferta de los dirigentes principales del fútbol mexicano llegó después de que jugadores de otros clubes dijeron que secundarían a sus compañeros y no jugarían sus encuentros de esta fecha. Yon de Luisa, presidente de la Federación Mexicana, dijo que los recursos serán entregados en un plazo máximo de una semana. Esto también ayuda al dueño del equipo, Fidel Kuri, quien prometió a sus jugadores que abonaría las deudas la próxima semana.

Aunque Kuri admitió en repetidas ocasiones que hay una deuda con los jugadores, la mayoría no presentó quejas porque muchos tienen acuerdos verbales por cantidades más altas que las asentadas ante la Liga MX. El presidente de Veracruz explicó que los futbolistas aceptaron el trato verbal porque, para pagar lo que le exigían, pidió incluir cláusulas por rendimiento que no fueron aceptadas por los jugadores.

Sobre lo sucedido, el dueño de Veracruz le dijo a ESPN que "fue un tema bochornoso para nosotros, para los hinchas, pero es la manera en que quisieron mandar un mensaje los jugadores. Para mí no era el mensaje, pero están en su derecho".

"Fuimos la burla a nivel nacional o mundial con este tema. Fue algo antideportivo del árbitro porque desde que movieron el balón y no quisieron jugar, debieron parar. Los jugadores no debieron haber venido a hacer el ridículo. Se equivocaron si creen que a mí me hacen el daño, no me lo están haciendo", agregó el dirigente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.