La fiesta de River: así se revivió en el Monumental la corrida y el gol del Pity Martínez a Boca

Rumbo al arco vacío, como el último gol en la mágica noche del Bernabéu
Rumbo al arco vacío, como el último gol en la mágica noche del Bernabéu Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
(0)
23 de diciembre de 2018  • 22:28

Arde el Monumental. Explota en la celebración por la conquista de la Copa Libertadores. Es una fiesta eterna, es pasión y emoción. Pero en el centro de la escena, la gente se concentra en un personaje que, de alguna manera, resume lo que River siente por dominar a Boca en los últimos supeclásicos. "El Pity Martínez qué loco que está, el Pity Martínez qué loco que está...", una canción que se transformó en un himno para los hinchas millonarios y para coronar una noche inolvidable, en el corazón del estadio Gonzalo Martínez recreó el gol con el que el conjunto de Marcelo Gallardo coronó la victoria ante Boca en el Santiago Bernabeu en la final de la Copa Libertadores.

Rodolfo D’Onofrio y Enzo Francescoli hablaron de la consagración, del trabajo en equipo y el presidente de River fue un poco más allá: "Todos los hinchas tenemos que sentir que esto es una victoria eterna, que le quedará a nuestros hijos y nietos". Todos celebraron las palabras, pero toda la atención estaba donde Pity Martínez esperaba para volver a construir un instante mágico para todos los fanáticos de River y que quedará como un puñal para los de la Ribera.

Arrancó todo con un video en el que se podía ver cómo vivieron aquel instante los hinchas, la emoción y la locura por una "consagración histórica, por haber ganado la final eterna, la final que será recordada por siempre", como dijo Marcelo Gallardo.

"Se me hace muy difícil este momento. Es impresionante lo que se vive acá. En este momento quiero decirles a todos los hinchas, a los dirigentes, a mis compañeros y al cuerpo técnico que los voy a extrañar. Acá fui feliz", dijo Martínez minutos antes de arrancar la simulación de su tanto.

Llegó el momento de recrear el gol, todos lo esperaban, pero no fue como todos los pensaban, aunque resultó igual de emocionante. Es que cuando Pity empezó la acción para simular la carrera que decretó el 3-1 ante Boca, aparecieron varios chicos que se sumaron al futbolista y uno de los compañeros de equipo, le quitó la pelota a Martínez, corrió como lo hizo Pity en España y fue el nene el que terminó por marcar el gol que los hinchas esperaban que hiciera el jugador que ayer se despidió de los hinchas millonarios.

La imagen mostró a Martínez muy conmovido por todo lo que sucedió en el estadio Monumental y en el momento que tuvo que hablarle otra vez a los hinchas no pudo terminar porque lo venció la emoción y su hija, a la que tenía en sus brazos, le secó las lágrimas: "Quiero despedirme de cada uno de ellos. Acá fui muy feliz. He vivido años hermosos. Me tiembla el cuerpo, no puedo hablar".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.