Los hinchas de San Lorenzo explotaron de bronca por un error de Abal