Masuero, Gentiletti y Kannemann sueñan con un Ciclón campeón