“Necesitaba este título”

Tras la consagración con Manchester United, Juan Sebastián Verón se confesó: “Debía demostrarme que tenía la fuerza interior para salir del pozo futbolístico y de las críticas”, aseguró el volante que, en Inglaterra, descubrió una nueva vida
Cristian Grosso
(0)
8 de mayo de 2003  

En Manchester cae una llovizna suave, liviana, pero eterna. Es un telón casi imperceptible que vuelve más bucólico al residencial barrio de Hale, a media hora del centro. En el calor del caserón con estilo victoriano la televisión está muy fuerte. La pequeña Iara y el más chiquito Deian desparraman travesuras que mamá María Florencia intenta controlar. Sebastián pide disculpas, se toma unos segundos y vuelve al teléfono después de cerrar una puerta que instala el silencio. "¿Sabés cómo me cambió la vida en Inglaterra? Claro que el fútbol acá le gusta a la gente, pero se habla el domingo y listo. No hay diarios deportivos y las informaciones de los clubes aparecen en las últimas tres páginas de los diarios comunes. Igual, yo ya tomé la costumbre de ni leerlos. Acá no se vive el fútbol con la intensidad de la Argentina; menos, con la locura de Italia. Cuando salimos campeones con Lazio nos esperaron 100.000 personas en el Circo Máximo... Acá todo bien, se nota que la gente está feliz porque Manchester ganó la Premier..., pero muy tranquilo. Es otra pasión", explica Verón. La idea es charlar sobre el flamante campeonato de los Diablos Rojos. Pero, casi sin darse cuenta, la Brujita hablará de él.

El 12 de julio de 2001 Juan Sebastián Verón se convirtió en el primer sudamericano en jugar en Manchester. El 4 de mayo de 2003 se transformó en el primer argentino campeón en la Premier League, porque el título de Osvaldo Ardiles y Julio Villa, con Tottenham Hotspur, en 1981, fue en la Copa de Inglaterra. Los llamados para felicitarlo se sucedieron. El Kily González, Crespo, el Piojo López y Palermo se adelantaron. Hace pocas horas, Mauricio Macri, el presidente de Boca, también lo saludó. Y además le agradeció el interés que hace unos días, vía telefónica, la Bruja le había expresado por el secuestro de su hermana Florencia.

Está distendido. "Acá no se concentra y eso me gusta. ¡Si me escucha Bilardo me mata!, ¿no? Pero eso te saca un peso de la cabeza. Podés disfrutar todo distinto, incluso hasta del fútbol. En Inglaterra lo vivo como en mis días de inferiores, que viajábamos el sábado y jugábamos a la tarde. Y todo eso te puedo asegurar que es un alivio. Aprendí a dedicar mi tiempo libre a otras cosas. Por ejemplo, ahora puedo tirarme al piso y jugar en el suelo con mis hijos como cualquier papá. Eso es maravilloso. Y yo no lo sabía", aceptó.

A los 28 años se lo nota reposado. Parece satisfecho con el giro que le dio a sus días, antes vertiginosos. "Yo busco un cierto estilo de vida para mí y para mi familia. Y esta oferta de trabajo creo que me permitirá lograr eso: una vida tranquila", explicó la Bruja cuando lo presentaron en Manchester. Casi dos años después siente que lo consiguió. Claro, entonces llegaba envuelto por el escándalo de los pasaportes falsos y con un proceso legal que había amenazado con terminar su carrera. Finalmente fue absuelto de todos los cargos.

El se recuperó. Y Manchester también tuvo que hacerlo para descontarle a Arsenal los 11 puntos que en algún momento los separó. "La clave de nuestro repunte fue que el equipo supo reaccionar, no perdió la calma nunca y no desaprovechó los puntos que Arsenal fue dejando en el camino. Además, a un equipo que tiene los jugadores que hay acá nunca se lo puede dar por muerto", describió Verón. El habla de un plantel que es un crisol de razas, lleno de estrellas, vanidades y futbolistas de 13 naciones diferentes.

Con sólo una fecha por delante para cerrar la Liga inglesa 2002/03 –la despedida será el próximo domingo ante Everton–, la Bruja fue titular en 21 de las 37 fechas disputadas e ingresó en otros cuatro cotejos. En total, jugó 1757 minutos, convirtió dos goles (Arsenal y West Ham United), sirvió dos asistencias y sólo recibió una tarjeta amarilla. "Quedé conforme con mi tarea. Empecé muy bien; después, la lesión en la rodilla derecha me sacó casi un mes y medio y me quitó continuidad. Pero la gente siempre me apoyó e incluso el técnico varias veces me felicitó". Una y otra vez Ferguson lo respaldó. Hasta en algún momento le sugirieron al DT la inconveniencia de traerlo a Verón... por su origen argentino. "¿Y? Yo soy escocés", les replicó Sir Alex Ferguson. "Necesitaba este título, debía demostrarme que tenía la fuerza interior para salir del pozo futbolístico y de las críticas. Y estoy contento porque siento que esa reivindicación me la gané en la cancha", confesó.

Los Reds cargaban casi con dos temporadas sin triunfos. Ni en la Premier ni en Liga de Campeones. Ni siquiera en la FA Cup ni en la Worthington Cup. ¿Presiones? "A los grandes siempre se les exige, pero acá no se dramatiza el fútbol, no existen esos extremismos de idolatrar o condenar a alguien porque ganó o perdió. Yo quiero ganar todo porque me criaron así, pero acá te hacen sentir que, si perdés, ya vas a tener otra oportunidad. Por un lado, a vos no te condenan, y por otro, son capaces de ovacionar a Ronaldo aunque les haya convertido tres goles en Old Trafford la noche de la eliminación de la Liga de Campeones", analizó Sebastián.

Alguna vez fue el pase récord para la historia del fútbol inglés: su transferencia costó 39.340.000 dólares. "Nunca me mareó aquello. Ni tampoco lo sentí como una presión extra. La verdad, a esas cosas no le doy b.... Valga lo que valga mi pase, yo tengo que rendir bien. Por mí y por la confianza que depositaron en mí. Yo juego, las cuentas las hace el club." Entonces, ¿no hay deuda futbolística? "No sé si estoy en deuda, pero me gustaría que en Inglaterra también puedan ver al mejor Verón que sí conocieron en Italia." Eso quiere decir que no piensa marcharse de Manchester. Tiene tres años más de contrato. Y el agradecimiento por enseñarle que otra vida era posible.

US$ 97.440.000

El fútbol de la Brujita ya movió más de 90 millones de dólares. A saber: US$ 1.600.000 cuando pasó de Estudiantes de La Plata a Boca; 6.500.000 dólares, de Boca a Sampdoria; 20.000.000 de dólares, de Sampdoria a Parma; US$ 30.000.000, de Parma a Lazio, y 39.340.000 dólares le pagó Manchester United a Lazio para que en aquel momento, en julio de 2001, aquélla se convirtiese en la transferencia récord para la historia de la Premier League.

El equipazo de Bilardo

"Estoy contento por Carlos y por Estudiantes. El va a sacudir las estructuras del club. Pasaron varias generaciones desde que Bilardo jugó y dirigió en La Plata, y sin embargo la adoración de la gente por él sigue intacta. Creo que varios lo sensibilizamos con nuestros llamados, pero el que lo quebró fue Poletti viajando desde Costa Rica. Le tocó la fibra íntima y Carlos no pudo decir que no. A los hinchas les pido que sean pacientes. Ferguson llegó a Manchester en 1986 y el primer título lo logró en 1990/91. Ahora lleva ganados más de diez. Si a Carlos lo dejan, en tres años Estudiantes tendrá un equipazo". Verón dixit. Un cabal pincharrata.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.