River: Ignacio Scocco encendió las alarmas otra vez por una molestia muscular en el entrenamiento

Nacho Scocco no puede salir de un espiral de molestias y lesiones
Nacho Scocco no puede salir de un espiral de molestias y lesiones Crédito: @CARPoficial
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
21 de marzo de 2019  • 11:27

Lo que parecía ser un calmo entrenamiento en el predio de Ezeiza terminó siendo un pequeño dolor de cabeza para River: Ignacio Scocco encendió las alarmas al sentir una molestia muscular en su gemelo derecho -la misma zona que lo viene afectando desde noviembre pasado- y tener que abandonar la práctica.

Todo sucedió en medio de un fútbol reducido con dos equipos de ocho jugadores. Scocco fue a presionar una salida de Javier Pinola desde el fondo, intentó trabar para recuperar la pelota y automáticamente sintió dolor y se frenó. Ante la situación, y por precaución, el cuerpo técnico decidió que no continúe jugando: se sentó en el césped al borde de las líneas delimitadas y vio todo desde afuera junto con Marcelo Tulbovitz, uno de los preparadores físicos del plantel.

A priori, no sería una lesión de gravedad, pero ya que el próximo fin de semana no hay partidos por la fecha FIFA y River recién tendrá que jugar el domingo 31 de marzo ante Talleres, en Córdoba, se optó por reservar al delantero que viene arrastrando problemas físicos a lo largo del último tiempo.

Todo comenzó el 3 de noviembre de 2018 cuando Scocco debió ser reemplazado a los 20 minutos en el duelo frente a Estudiantes en Quilmes por la Superliga: sintió una "contractura en el gemelo derecho" que se estiró más de lo que se creía: 18 días. Así, sin poder entrenarse con normalidad por casi tres semanas, se perdió la primera final con Boca de la Copa Libertadores y luego se exigió en la previa de la segunda para llegar en condiciones. Pero todo se complicó: el 21 de noviembre, a tres días de la fallida definición en el Monumental, sufrió una nueva lesión muscular en el gemelo derecho que lo dejó al margen.

Nacho ni siquiera se pudo recuperar para el duelo en Madrid del 9 de diciembre en el que River conquistó la Libertadores, por lo que recién regresó el 18 de diciembre en Emiratos Árabes Unidos: jugó los 30 minutos del suplementario en la semifinal con Al Ain. Y esos fueron sus últimos minutos hasta marzo del presente año, ya que el 13 de enero, en plena pretemporada, volvió a tener una molestia muscular en el gemelo derecho que lo marginó de los primeros partidos y luego se potenció el 26 de febrero al padecer una entesitis en el aductor derecho.

Así, tras solo poder sumar 50 minutos en cuatro meses, en febrero fue al banco ante Banfield y San Martín de Tucumán pero no ingresó y recién volvió a jugar oficialmente el 2 de marzo en el 4-2 a Newell's por Superliga: entró a los 17 minutos del segundo tiempo en lugar de Lucas Pratto y marcó un gol de penal (no convertía desde el 2 de octubre ante Independiente en el 3-1 de los cuartos de final de la Libertadores). Luego, no entró con Alianza Lima, fue titular ante Atlético Tucumán, ingresó con Palestino y volvió a jugar desde el inicio frente a Independiente, al que le marcó, otra vez de penal, en la goleada 3-0 del último fin de semana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?