Sigue San Lorenzo, después de un carrusel de emociones