Augusto Núñez: la evolución de un tucumano que entusiasma al golf argentino

Augusto Nuñez y su trofeo tras ganar en Miami
Augusto Nuñez y su trofeo tras ganar en Miami Crédito: PGA Tour
Gastón Saiz
(0)
8 de diciembre de 2019  • 21:05

Augusto Núñez encarna el presente, pero sobre todo el futuro del golf nacional. En un año de vacas flacas para los golfistas argentinos en el exterior, el tucumano de 27 años es la noticia más refrescante por el logro que acaba de consumar: se impuso en el certamen final del PGA Tour Latinoamérica, en Miami (total de 271, -13), y se metió de lleno en el Korn Ferry, la antesala del PGA Tour, más allá de que se había asegurado el pasaje con anterioridad.

La temporada dejó el desembarco de Nelson Ledesma al PGA Tour y el paso triunfal de Miguel Ángel Carballo en Asia, en un año en que Emiliano Grillo retrocedió hasta quedar casi al margen de los 100 primeros del ranking mundial (99º hasta este domingo). Núñez, por su parte, redondeó una campaña 2019 a puro brillo, que sobre todo lo ilusiona para la actividad inmediata. Y con un mérito adicional: triunfó en el Shell Championship a un par de semanas de haber vivido una gran frustración, porque se le escapó el último VISA Open en el Jockey Club cuando marchaba como líder a 18 hoyos del final.

Su recuperación tras el Abierto indica que el jugador formado en el Jockey Club de Tucumán encara cualquier vuelta pleno de confianza en sus golpes, con la certeza de que un eventual mal día -como aquel fatídico domingo en la Colorada- es apenas una circunstancia. En suma, entiende que el swing y su toma de decisiones en el campo son sus mejores aliados, y que camina los fairways con la mejor sensación posible: sabiendo que todo depende de él. Con esa solidez y convicción transitó todo el año en el PGA Tour Latinoamérica, el circuito creado para ser un primer trampolín hacia la elite del golf. De esta forma, en Miami le puso el moño a un ciclo lleno de luces.

Augusto Nuñez vuelve al Korn Ferry tras su brillante paso por el PGA Tour Latinoamérica
Augusto Nuñez vuelve al Korn Ferry tras su brillante paso por el PGA Tour Latinoamérica Crédito: PGA Tour

"Aunque jugué un gran golf, no voy a negar que sentí muchos nervios cuando me paré en el tee del uno. No ha sido fácil para mí cerrar los torneos en el pasado y hoy mantuve la calma en los momentos claves. Fue una semana increíble y no veo la hora de llegar a casa para celebrar con mi familia"

Núñez tuvo alguna cuota de sufrimiento en el trazado del Trump National Doral, porque concluyó con dos bogeys y firmó una tarjeta final de 70 golpes (-1). Mismo score para el norteamericano Jared Wolfe, que lo persiguió en el leaderboard de principio a fin pero que nunca pudo darle caza, hasta terminar a un golpe. Así, el tucumano se abrazó al Nº 1 de la Orden de Mérito con dos triunfos en la temporada -también ganó en Quito-, dos segundos puestos, once top 10 y todos cortes superados en los 16 certámenes en los que participó.

Fue completamente dominante en 2019 y lideró el circuito en 11 categorías estadísticas: terminó con 148.734 dólares en ganancias, 61.874 por delante de Tom Whitney. Aquellas dos victorias fueron gracias, en parte, a sus 291 birdies, 27 más que el chileno Mito Pereira. También lideró el Tour en promedio de score (68,38), promedio de score en los pares 4 (3,91), en los pares 5 (4,36) y vueltas en los 60's (41). Por otro lado, aquel éxito en Ecuador llegó durante un período en el que registró 21 rondas consecutivas en par o mejor, con 20 de esas por debajo del par y 15 en los 60's.

Si a mediados de 2017 no hubiese atravesado un problema familiar por el nacimiento prematuro de su hija Luján Martina, quizás hoy Núñez estaría tocando las puertas del PGA Tour, o ya con la membresía asegurada. Por entonces estaba bien perfilado en el tour del Web.Com (la anterior denominación del Korn Ferry) y contaba con serias chances de seguir evolucionando. Esa experiencia le paralizó la carrera, porque literalmente dejó de jugar un tiempo al golf y tuvo que barajar y dar de nuevo. Sin embargo, ese difícil momento junto con su mujer Dina lo hizo madurar de repente y, a fin de cuentas, lo llevó a construir una carrera profesional mucho más responsable, a conciencia.

En el 18 pregunté cómo iba, y me dijeron que ganaba por dos. Pegué un buen drive y un buen segundo tiro. Hice tres putts, pero lo que hice antes fue suficiente. En hoyos difíciles jugué un gran golf
Augusto Núñez

En los últimos tiempos fue apuntalado con charlas por el ex jugador colombiano José Garrido y recibe los permanentes consejos de César Monasterio, uno de los héroes históricos del golf tucumano. A su juego completo (driving, hierros y putting) le adosó un gran trabajo en la parte mental, que era su gran déficit para afrontar el ámbito internacional. A los 10 años trabajaba como caddie en Yerba Buena y se hizo profesional en 2012. Sabía de su talento, pero nada le resultó fácil. Después de los altibajos, ahora solo habla de "disfrutar del golf" con su cara radiante. Y observa cómo todo a su alrededor se transforma para ser todos los días un poco mejor golfista.

Ahora, el desafío de Núñez es capitalizar la plataforma que se generó a partir del circuito latino y enfrentarse el año próximo con un tour de un nivel lógicamente más exigente, con jugadores de mayor jerarquía y canchas más intrincadas. Así y todo, ya sabe de qué se trata el Korn Ferry por su experiencia de 40 torneos jugados; allí radica su esperanza para ir por más.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.