Los misterios del hoyo 12 del Masters de Augusta, donde los espíritus juegan con el vuelo de la pelota