Infantino en offside

Ezequiel Fernández Moores
(0)
6 de abril de 2016  • 07:36

Infantino, bajo la lupa
Infantino, bajo la lupa Fuente: EFE

Sencillo, afable, sin corbata, protocolo, custodios especiales ni séquitos. Gianni Infantino, que confesaba en italiano a Álvaro Recoba su fanatismo por el Inter, lucía feliz en su visita a Montevideo, apenas una semana atrás. Y así se presentó en la conferencia, en el Museo del Centenario. "¿Cómo no cayó en las mismas tentaciones?", le preguntó el periodista uruguayo, sin necesidad de citar los nombres de Joseph Blatter o Michel Platini. "En la UEFA -contestó Infantino- tuvimos siempre un sistema muy parecido a lo aprobado recientemente en las reformas de la FIFA. Un sistema en el cual creo que es casi imposible hacer cosas raras con los contratos comerciales. Hay que vender los derechos en cada país a través de una agencia. Reglas de gobierno muy estrictas desde antes que empecé a trabajar en la UEFA en el 2000. Hay muchas entidades que están involucradas en un negocio, no es de persona a persona. Sociedades y entidades que trabajan en esto. En la UEFA es la administración la que hace los contratos, no los políticos. Los políticos definen la estrategia y los profesionales hacen los contratos. Ahora en la FIFA hay un comité específico que decide la distribución del dinero y no es la misma persona del Ejecutivo. Entonces se crean reglas claras de buen gobierno. Si se aplica esto no hay tentación...".

Sonaba bonito, hasta que ayer el diario inglés The Guardian -información que también anticipó LA NACIÓN- dijo que Infantino, en 2006 director de Asuntos Legales de la UEFA, avaló con su firma una cuestionada venta de derechos de TV a Ecuador de la Liga de Campeones y Liga de Europa por 111.000 dólares por dos años. Los derechos fueron vendidos a Cross Trading, filial de Full Play, la empresa de los argentinos Hugo y Mariano Jinkis, ambos todavía en Buenos Aires. Afortunados porque el juez Claudio Bonadío, con fama de duro, les concedió la excarcelación, pese que el FBI les adjudicó un rol central en el esquema de sobornos que denunció en 2015 y que sí mantiene en cambio entre rejas a buena parte de la cúpula del fútbol sudamericano. La nueva investigación de los Papeles de Panamá dice ahora que Cross Trading, una offshore de Niue, una pequeña isla del Pacífico, creada por el ahora polémico estudio panameño Mossack Fonseca, revendió esos derechos por más del triple (311.170 dólares). "No aceptaré que mi integridad sea puesta en duda", reaccionó anoche Infantino, con un comunicado de la FIFA. La UEFA se declaró "consternada". Entregó "información clara, razonable y perfectamente transparente", pero, se queja, la prensa "eligió tergiversar las cosas". La UEFA admite que inicialmente negó vínculos con la cuestionada Full Play. Y que "ahora", tras "la revisión completa de nuestros contratos comerciales", ve el contrato con la TV de Ecuador, que sí implica a Full Play. "No solo es un día triste para el fútbol -concluye su comunicado la UEFA-, sino también un día triste para el periodismo".

No solo es un día triste para el fútbol -concluye su comunicado la UEFA-, sino también un día triste para el periodismo

Juan Pedro Damiani, presidente de Peñarol, fue uno de los principales anfitriones de Infantino en Montevideo. La foto del martes pasado los muestra con amplia sonrisa, sosteniendo la camiseta de Peñarol, con el número 1 y el nombre de Infantino. El presidente de la FIFA visitó luego el Estadio Campeón del Siglo, la nueva cancha que Peñarol construyó con dinero de Tenfield, la empresa del agente Paco Casal. "Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura de Casal", cantaba el propio Damiani años atrás, cuando Peñarol acusaba al agente de robarle jugadores. "El problema de Juan Pedro -ironizó una vez su padre, José Pedro Damiani, presidente mítico de Peñarol- es que un día es Juan, otro día es Pedro". José Pedro Damiani, político colorado fallecido en 2007, banquero y contador, trabó vínculos con Panamá a partir del estudio que fundó en 1949 y que hoy tiene su hijo Juan Pedro. "Somos un Multi Family Office -dice JP Damiani y asociados en su página web- con más de 60 años de experiencia brindando soluciones financieras, fiscales, legales y sucesorias, que buscan optimizar y proteger el patrimonio de nuestro cliente". Los servicios incluyen, entre otros, "asesoramiento notarial" para la "constitución de sociedades nacionales y extranjeras" y de "régimen de Zonas Francas e instalación de compañías en territorio franco". Nuestra firma -enfatiza la página web- se rige por las más altas normas de ética en el desarrollo de todas sus actividades profesionales".

Juan Pedro Damiani también está hoy indignado. Los Papeles de Panamá lo acusan de haber omitido la mención de cuatro empresas offshore que, supuestamente, ayudó a crear a Eugenio Figueredo, el ex presidente de la Conmebol acusado por el FBI, hoy extraditado a Uruguay. Son viejos conocidos. Y viejos conocidos también de Casal, verdadero hombre fuerte del fútbol uruguayo, amigos un día, enemigos el otro. La jueza uruguaya Adriana de los Santos, especializada en crimen organizado, tiene constancia, por declaración de los propios implicados, de los vínculos entre el estudio de Damiani, los Jinkis y Figueredo. El expresidente de la Conmebol, vice de la FIFA tras la muerte de Julio Grondona, contó a la jueza que compró sociedades anónimas panameñas en el estudio de Damiani, quien declaró a su vez que no cobró por esa tarea. El diario alemán Süddeutsche Zeitung afirma que Damiani sólo mencionó tres de las siete offshore que ayudó a crear a Figueredo. El 28 de abril deben declarar los Jinkis, que lo harán a través de un abogado. Es una causa que investiga a la Conmebol, por denuncias impulsadas por Damiani ante los comités Eticos de la Conmebol y de la FIFA. Ahora se siente el "denunciante denunciado". "Quizás -afirma Damiani- sea porque tuve el coraje de denunciar que ahora existen personas interesadas en dañar mi reputación y buen nombre con acusaciones falsas e injustas". Damiani sigue siendo miembro de la Comisión Etica de la FIFA. De la FIFA de Infantino.

La Conmebol, está claro, naturalizó durante décadas el pago de coimas para casi cualquier contrato. ¿Y la UEFA? Especialistas que consulté anoche me dicen que Infantino no está siquiera sospechado de haber tenido cuentas o sociedades en paraísos fiscales. Y que haber "incurrido en tratos con empresas offshore", legales, como las que podría haber en Hungría, Chipre, Luxemburgo, Holanda, Irlanda o algunos estados de los Estados Unidos, por citar sólo algunos lugares con regímenes especiales, no debería implicar que sea incluido en una lista negra de Papeles de Panamá. El contrato de venta con la TV de Ecuador se hizo tras licitación y a través de una firma de marketing, Team, a cuyo directorio fue incorporado Infantino en 2014, cuando era secretario general de la UEFA. La UEFA de Platini, su superior, que está suspendido por cargos de corrupción e incluido él también como dueño de una offshore en Panamá. Cosas de ricos.

Infantino, cómo no recordarlo, celebró el 26 de febrero pasado en Zurich su triunfo en las elecciones de la FIFA abrazado con dirigentes uruguayos y al grito rioplatense de "¡Uruguay, Uruguay!". Según le contaron, Brasil y la Argentina dudaban de votar en la segunda rueda al jeque Salman Ibrahim Al-Khalifa, porque no querían "votar a perdedor". Y que fue Uruguay el que trabajó para mantener el voto masivo de la Conmebol para Infantino. Por eso la mención a Uruguay en el primer discurso. Por eso Wilmar Valdez, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), fue elegido dentro del nuevo comité ejecutivo de la FIFA. Y por eso la visita a Uruguay la semana pasada. Infantino llegó con los ex jugadores Cafú y Fernando Hierro. Lo recibió Damiani, acompañado de Diego Forlán, que lo llevaron al estadio Campeón del Siglo. Infantino fue luego al Parque Central, al estadio de Nacional. Y más tarde al Centenario. "La gente -dijo en la conferencia de prensa- tiene que darnos confianza, pero debemos merecerla con actos concretos. No se trata de ser valiosos, pero sí de ser honestos, abiertos y trasparentes. No podemos cambiar el pasado, pero sí influir en el futuro. Que los que quieran robar estén fuera del fútbol porque los vamos a echar". Cuentan que en su visita guiada por el Museo del Centenario, Infantino preguntó por el Maracanazo y por su líder histórico, Obdulio Varela. "El Negro Jefe" que hizo célebre la frase: "Los de afuera son de palo".

efm/jp

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.