Jaguares, su gran momento y la fluctuante respuesta del público

Santiago Carreras marca el primer try; detrás, plateas con muchos claros
Santiago Carreras marca el primer try; detrás, plateas con muchos claros Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Gonzalo Capozzolo
(0)
14 de junio de 2019  • 23:43

Viernes previo a un fin de semana largo. Frío, de noche, con amenaza de lluvia, el equipo ya clasificado como líder de su conferencia y la posibilidad asegurada de verlo como local al menos una vez más este año. Enfrente estaba Sunwolves, la franquicia más débil del torneo y que dentro de un año y medio ya no va a formar parte del Súper Rugby . Todo eso conspiraba contra una nutrida concurrencia en Liniers. Pero también era cierto que Jaguares atravesaba el mejor momento desde que forma parte de la competencia más importante del hemisferio sur, y esa actualidad no se vio reflejada en las tribunas.

Un panorama bien distinto se vivió en Vélez con respecto al fin de semana anterior frente a Sharks. De acuerdo con la organización, 8325 personas acompañaron al equipo argentino, poco más de la mitad de las 15.128 del partido anterior. Claro, en esa oportunidad el equipo volvía al país después de una fructífera gira por Oceanía, una victoria sellaba el primer puesto de la conferencia sudafricana y el rival, que contaba con figuras como Curwin Bosch y Lukhanyo Am, ofrecía a priori un espectáculo más atractivo.

Más allá del partido en sí, resulta llamativo que todavía suelan quedar entradas disponibles. Por caso, el año pasado Sunwolves promedió 12.000 espectadores por partido mientras que Jaguares, que llegó a cuartos de final, llevó en promedio 9000. De hecho, cuando el equipo argentino visitó Japón en 2016, al Chichibunomiya Rugby Stadium asistieron más de 25.000 personas.

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Javier Ayala, Nahuel García y su hijo Dante asistieron al encuentro frente Lions, igual que a todos los siguientes. Pertenecen al Tehuelches Rugby Club, que se fundó hace dos años y que actualmente forma parte del torneo empresarial de la URBA. Esperan en un futuro poder integrarse a los torneos del rugby de Buenos Aires e incentivan a los chicos de este club de la zona oeste llevándolos a ver a Jaguares. "Venimos siempre entre diez y quince personas. Cuando traemos a los chicos somos más de cincuenta personas", cuenta García, que afirma que el viernes que viene estará presente en los cuartos de final: "Siempre vamos a la popular, que está a 300 pesos. Vamos a hacer un esfuerzo por pagar la platea que sale 800. Se hace difícil pero vale la pena". Para Ayala, que viste el buzo de Jaguares con el flamante logo, no es raro que la gente recién haya comenzado a acompañar en los últimos partidos. "Las victorias incentivan. Es el exitismo, siempre pasa", sintetiza.

A algunos Liniers les queda lejos

Otro motivo posible es que el público todavía no se acomodó a la cancha de Vélez, lejos del epicentro rugbístico, más cerca de la zona norte de Buenos Aires que de la Capital Federal. Tal es el caso de Fernando, que vive en Pilar y jugó toda la vida en CUBA, y que se acercó por primera vez en el último partido de la etapa regular. "Vine porque era un programa con mi hijo y mi nieto, pero me queda lejos y si no prefiero verlo por televisión", explica. Cabe destacar que una de las propuestas de la UAR cuando se confirmó el ingreso de Jaguares en el Súper Rugby fue la cancha del CASI, idea que no prosperó ante la negativa del club por las modificaciones que sufriría para poder expandir las tribunas.

De hecho, aunque para la Unión Argentina de Rugby su mayor deseo es seguir en la cancha Vélez, la sede todavía no está confirmada. "Estamos evaluando alternativas. Vélez, como siempre, es la principal alternativa para nosotros. Nos sentimos muy cómodos acá y tenemos a disposición todo lo que la estructura necesita para responder a las necesidad requeridas por Sanzaar", sostuvo Alfredo Fragueiro, Director Comercial de la Unión Argentina de Rugby.

Que se haya jugado por primera vez un viernes de local tuvo su punto positivo. Si bien siempre el grueso proviene de los clubes, esta vez pudieron concurrir muchos que usualmente optan por el Top 12 de la URBA. "Ya vine a ver a los Pumas, pero es la primera vez que vengo a Jaguares porque los sábados siempre me quedo viendo a la Primera", cuenta Simón Walker, de la menores de 16 de Curupaytí. No estaba solo. Con él se encontraban sus compañeros de camada y también los chicos de la menores de 15 y de 14, junto a padres y entrenadores del club donde se formó Mario Ledesma.

Aunque esto tal vez explique la falta de público no se puede decir que aquellos que sí estuvieron no le pusieron calor a la noche. Una noche que empezó a vibrar antes del arranque cuando el tema Sirius, del grupo Alan Parsons Project, anunció al XV inicial. Esa larga introducción que usaban los Chicago Bulls de Michael Jordan para levantar al público y que en Vélez tuvo el mismo efecto. Después no hizo falta ni música ni la ayuda de la mascota Jaguardo. El público siguió disfrutando con los ocho tries de la formación dirigida por Gonzalo Quesada y despidió con aplausos a los jugadores. Merecido espectáculo para quienes fueron pese a todo a Liniers y que junto a otros tantos hinchas más seguramente volverán el viernes próximo cuando los Jaguares busquen seguir haciendo historia en el Súper Rugby.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.