Javier Correa, subcampeón

En la mejor actuación de su carrera, el argentino fue segundo en los 1000 m de kayac; hoy correrá los 500 m
En la mejor actuación de su carrera, el argentino fue segundo en los 1000 m de kayac; hoy correrá los 500 m
(0)
26 de agosto de 2001  

A su regreso de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, donde resignó una medalla en los últimos 150 metros de la prueba K1 1000 m y quedó fuera de la final de K1 500 m, Javier Correa no dudó: "En Atenas 2004 estaré en mi mejor momento" .

Ayer, en Poznan, Polonia, el barilochense se afianzó como el mejor palista de América y empezó a cimentar su ilusión. En kayac, 1000 metros, ocupó el segundo lugar y fue subcampeón mundial , su máxima actuación profesional, mejorando así la medalla de bronce que obtuvo en el certamen de Hungría ´98.

Correa, de 25 años, campeón panamericano de la distancia en Winnipeg ´99, lideró la prueba en los primeros 250 metros y quedó tercero en la mitad. En la segunda parte de la carrera avanzó una posición y se adjudicó la medalla plateada, con un tiempo de 3m35s826 . El vencedor fue el francés Babak Amir-Tahmasseb, con 3m34s776, y tercero, el alemán Lutz Liwowski, con 3m36s026.

Correa tendía en la madrugada de hoy (4.25 de nuestro país, 9.25 locales) una posibilidad de revancha en este Mundial, en la final de K1 500 . Ocupaba el carril 7 y los rivales principales eran el uzbeko, el israelí y el húngaro.

  • El kayac volador . Con el Mundial como destino final, Correa salió de la Argentina hace dos meses. Participó en varias competencias europeas y ganó el campeonato de la República Checa. Y recibió con buenos ojos una variante reglamentaria aplicada: se liberó el ancho de los kayacs. Antes, la mayoría le quedaba grande.
  • Así, ahora compite con una clase de bote a medida y que, por su estatura (1m70), es utilizado usualmente por mujeres. Este kayac, que pesa 12 kilos (de carbono y queblar) y cuesta unos 3500 dólares, es de la empresa portuguesa Nelo. Son cedidos por la firma sin convenio alguno a los principales competidores. Correa tampoco quiere estar atado a un nombre en especial, debido a la constante competencia y el perfeccionamiento de las marcas que existe.

    Según su entrenador, el cubano Miguel Sánchez , "este cambio lo ha favorecido. Son botes de primera línea, muy duros y rápidos. Javier tiene tres: éste, uno en la República Checa y otro en la Argentina.

    "¿Cómo lo vi? Fantástico. Ya está para ser campeón mundial. Aquí estuvieron los mismos que en Sydney 2000. No tengo dudas de que hubiera ganado si le tocaba uno de los carriles del medio, junto con los favoritos. Me causa una gran alegría todo lo que está viviendo porque es un muchacho muy trabajador, sencillo y simpático. No en vano lo quieren todos y aquí lo aplaudieron a rabiar. Lo que hizo, de llegar a las dos finales, ya forma parte de la historia argentina del canotaje", completó.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.