La Alemania campeona del mundo que todavía tiene mucho para enseñarle a sus rivales