Punto de vista. La arrogancia y lo popular, a la francesa