La metamorfosis de Jaguares con Gonzalo Quesada: de competidor a candidato en el Súper Rugby

Sebastián Cancelliere marcó dos de los cinco tries de Jaguares
Sebastián Cancelliere marcó dos de los cinco tries de Jaguares Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
8 de junio de 2019  • 23:01

Un dato alcanza para resumir el crecimiento de Jaguares esta temporada. En los primeros cinco enfrentamientos ante Sharks en el Súper Rugby , había salido perdedor. Este año ganó los dos por un score acumulado de 85-24.

Con el pase a los playoffs asegurado, Jaguares volvió a jugar en Vélez luego de una exitosa gira de cuatro semanas por Oceanía con la ambición de ir por más. Lejos de sentirse intimidado, volvió a desplegar su mejor rugby para imponerse a Sharks 34-7 con punto bonus incluido y asegurar el primer lugar en la conferencia sudafricana, lo que le garantiza ser local en el cruce de cuartos de final. Una victoria ante el débil Sunwolves el viernes próximo le daría también la localía en semifinales -de acceder a esa instancia-, además de evitar a los neozelandeses Crusaders y Hurricanes hasta una eventual final. En función de lo que muestra el equipo en la cancha, es una posibilidad concreta.

Emiliano Boffelli, imparable como Jaguares: acá apoya uno de sus dos tries
Emiliano Boffelli, imparable como Jaguares: acá apoya uno de sus dos tries Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

A esta altura, antes que el resultado en sí importaba ver cómo respondería Jaguares ante esta presión y la doble adversidad que imprimía un rival fuerte y urgido por puntos para no perder su sitial entre los ocho mejores y algunas ausencias de peso en la alineación propia. La franquicia argentina contestó elevando todavía más su piso de rendimiento para imponerse de principio a fin en una actuación que condensa la evolución que atraviesa esta temporada de la mano de Gonzalo Quesada .

Este fenómeno responde a múltiples aristas. La compleja adaptación de los primeros dos años resultó una experiencia invaluable. El año pasado, Mario Ledesma impulsó un cambio de paradigma y dotó al equipo de una estructura y una disciplina que valieron dejar atrás el mote de perdedor serial para convertirse en uno con mística ganadora. Este año, Quesada supo afirmarse en esos cimientos y le aportó más herramientas. Así, pasó de ser un equipo competitivo a un candidato a pelear por el título.

Todo esto sin resignar la frescura en el ataque que este plantel traía desde la época de Hourcade. Así, Jaguares tardó apenas 5 minutos en ponerse en ventaja y en el primer avance franco, bien conducido por Díaz Bonilla, Cancelliere sobró por la punta y corrió 40 metros hacia el try. Al rato, otra vez Díaz Bonilla (ya asentado como el 10 titular) hizo magia para abrirle un agujero enorme a Boffelli, que en su mejor partido del año estiró la ventaja.

La lucha en las trincheras era la insignia del partido. La diferencia estaba en la gran defensa de Jaguares y en su gran efectividad para convertir en puntos las situaciones de ataque. Otros dos aspectos por destacar. La defensa, que ya era bandera el año pasado, dio un salto cualitativo en 2019, no sólo por el 85,5% de efectividad del tackle y la presión que imprime sobre el rival, sino también, y aquí la novedad, por la capacidad para recuperar pelotas en el ruck que demuestra, con Creevy a la cabeza. Y si bien Díaz Bonilla no estuvo efectivo en sus envíos a los palos (4/7), todas la veces que Jaguares pisó las 25 rivales marcó tries.

El festejo de Emiliano Boffelli a lo Lionel Messi
El festejo de Emiliano Boffelli a lo Lionel Messi Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

La segunda conquista de Boffelli (tomando una pelota en el cielo y a la carrera) y la de Carreras, sobre la hora, son elocuentes de cómo ahora Jaguares tiene al juego con el pie un arma letal para contrarrestar defensas, algo que se viene repitiendo en los últimos partidos. Díaz Bonilla y Miotti los asistieron magistralmente con el botín.

Del line-out defensivo ya se vertió bastante tinta en estas páginas. Igual vale resaltar que ayer, aun sin Guido Petti Pagadizábal, el máximo especialista en la materia, Jaguares se trajo tres pelotas de Sharks. Sí hay que subrayar la mejoría paulatina en el scrum. Todavía lejos del ideal, ante una potencia en la materia como Sharks se sacaron todos los envíos propios y hasta se robó algún penal; en los últimos 10 partidos, la efectividad es de 93,75% (39/42).

También se ha señalado en varias ocasiones sobre la capacidad que demostró Quesada para mover las piezas sin alterar el rendimiento. Los 15.000 espectadores que le dieron a Jaguares el mejor marco en toda la temporada hasta aquí fueron testigos del noveno debut en el año: se trata de Francisco Gorrisen, tercera línea de Belgrano y Argentina XV, quien se lució con un par de tackles en 8 minutos de acción.

Para el viernes próximo, el entrenador ratificó que pondría en la cancha a un equipo competitivo (ver aparte). Sunwolves está en picada (sólo ganó dos y perdió ocho seguidos con un promedio de 39 puntos en contra por partido), pero lo que está en juego no es menor. Vélez tendrá a Jaguares por al menos dos partidos más. Podrían ser un par más, también. Jaguares evolucionó. Ya no es más un competidor: ahora es un candidato.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.