Cambiaso íntimo: su vida familiar, la pelea con el cuñado y lo que piensa sobre el caso Darthés

Cambiaso en su refugio, en Washington, Córdoba, con sus hijos: Poroto, Myla y Mía
Cambiaso en su refugio, en Washington, Córdoba, con sus hijos: Poroto, Myla y Mía Crédito: Pilar Bustelo
Claudio Cerviño
(0)
26 de diciembre de 2018  • 23:59

Cambiaso y su familia, con el desarrollo deportivo de sus hijos, Mía y Poroto. Adolfito y su mirada sobre casos de actualidad, como los abusos. Y también de su distanciamiento con Bartolomé Castagnola, nada menos que su cuñado y con quien ganó 7 veces el Abierto de Palermo. Hasta que en 2010 decidió su reemplazo por Juan Martín Nero y provocó el resquebrajamiento de la relación.

–¿Cómo ves la evolución de Poroto? ¿Llegás a jugar la clasificación o Palermo con él?

–No sé, va a depender más de mi que de él. Hay que ver cuánto aguantan mi cabeza y mi físico. Ya haber ganado la Royal Windsor con él en Inglaterra, o haber llegado a la final del Jockey, lo disfruto. Es un sueño. Como padre me siento cumplido.

Como flamante campeón en Palermo: María Vázquez fue la primera en saludarlo
Como flamante campeón en Palermo: María Vázquez fue la primera en saludarlo Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

–¿Y Mía? Otra vez ganó el Argentino Abierto femenino. Pero pasaste muchos nervios...

–Uffff. Ella se puso muy nerviosa. En el halftime me acerqué para charlar, para ponerla en tierra. Que pensara como que estaba en Córdoba, jugando tranquila una práctica, que se sacara la presión y que disfrutara de lo que le gusta, que son los caballos. Ahí creo que sumé desde mi lado de padre. Pero lo sufrí mucho. Llegué a mi final con un dolor de cabeza terrible y me tuve que tomar un Ibupirac y volver a focalizarme. Fue un día largo y mi cuerpo vivió una tensión terrible. Cuando fui a festejar a la noche estaba fusilado. Mi cuerpo no podía más.

–¿Pero de tus hijos lo sufrís deportivamente o porque tenés miedo de que les pase algo arriba del caballo?

–Deportivamente. Soy un tipo competitivo, quiero ganar. No tengo ningún tipo de miedo en lo que les pueda pasar. Si les tiene que pasar algo, les va a pasar en cualquier momento de sus vidas. Ellos saben lo que es andar a caballo. Nacieron arriba de un caballo. El riesgo es cuando van despacio. Les digo "No sean cagones, metanlé". Mientras le metan actitud, profesionalismo y ganas a lo que hacen, los banco más allá del resultado. Sin eso, no los banco.

Una postal diferente: Cambiaso y el windsurf, uno de los deportes elegidos para el esparcimiento
Una postal diferente: Cambiaso y el windsurf, uno de los deportes elegidos para el esparcimiento Crédito: Irene Baya Casal

–¿Estás siguiendo todo lo que ocurre a partir de la denuncia contra Juan Darthés? Supongo que hablarás del tema con María. ¿Qué reflexión te merece lo que escuchás y ves?

–Sí, lo hablamos con María. Es triste lo que está pasando. Está buenísimo que la mujer pueda expresarse, contarle a la sociedad su experiencia. Lo que pasó en este caso con esta chica es muy creíble, lo recontratomo y la banco. Pero también digo que lo malo de los argentinos es ese "todo o nada". No están buenos los extremos. No somos todos así. No es que ahora está mal todo lo que hacemos los hombres. Pareciera que hay que pedir permiso hasta para mirar.

–Pasaron 8 años ya del distanciamiento con tu cuñado, el Lolo Castagnola, después de que lo dejaras fuera del equipo de La Dolfina. ¿Mejoró la relación o sigue igual?

–Lamentablemente sigue igual. Pero los hijos de ambos tienen relación entre ellos y eso es lo que más me agrada y lo que más disfruto. Tienen una linda relación. Que Mía comparta cosas con Barto es genial. Le han puesto ganas para eso.

–¿Qué pasa cuando te cruzás con Lolo?

–No me cruzo nunca... Pero si nos cruzamos, lo saludo, obvio. No tengo nada en su contra. No hice nada malo. Solamente no he jugado más con él. Mirá lo chica que es la diferencia.

Adolfo "Poroto" Cambiaso, el hijo de Adolfito que ganó con su padre la Royal Windsor, en Inglaterra, y recibió el trofeo de la reina Isabel II
Adolfo "Poroto" Cambiaso, el hijo de Adolfito que ganó con su padre la Royal Windsor, en Inglaterra, y recibió el trofeo de la reina Isabel II Crédito: La Dolfina

–¿Sabés la plata que tenés?

–No tengo la más p... idea. Tampoco me interesa. María se ocupa de esas cosas.

–¿Y sabés cuánta gente vive de lo que generás vos a partir del polo?

–Eso tampoco, pero sí sé que son muchos. En Córdoba, en Cañuelas. Un montón. Me da mucho agrado, me gusta que gente alrededor mío crezca y que le vaya bien. Que se puedan comprar una casa o cambiar el auto para mí es un disfrute.

–Suponiendo que jugarás dos o tres años más con La Dolfina, llegarías hasta los 45 o 46. ¿Cómo te imaginás a los 50?

–Igual que ahora, pero sin jugar. Acompañando a mis hijos en lo que jueguen. Tratar a través de la cría, con mis socios, de armar una escudería para respaldar a equipos nuevos en la Copa Cámara, en la clasificación, en el Abierto. Ayudar a chicos que me mantengan los caballos en un nivel alto para seguir generando cosas. Y que les sirva a ellos para desarrollarse. Si algún día Poroto está con nivel para jugar con ellos, lo hará. Si no, trabajará conmigo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.