Golf, cricket y largas caminatas: las primeras horas de los All Blacks en Buenos Aires

Los All Blacks, atentos... al cricket: siguieron al borde de la cancha la actuación del seleccionado neozelandés de cricket en el Mundial
Los All Blacks, atentos... al cricket: siguieron al borde de la cancha la actuación del seleccionado neozelandés de cricket en el Mundial Crédito: Instagram
Fernando Vergara
(0)
15 de julio de 2019  • 23:59

Dentro de su amplio abanico de cualidades, una de las principales virtudes de los All Blacks es la humildad. Como en cada oportunidad en la que pisan suelo argentino, los hombres de negro suelen mostrarse amables, cordiales. No son pocas las personas que en la previa del cruce ante los Pumas por el Rugby Championship (el próximo sábado, en Vélez) ya se los cruzaron en las calles de Buenos Aires, jugando al golf, comprando facturas o simplemente en una caminata. Si hay un pedido de foto o un autógrafo, siempre habrá como devolución una sonrisa de parte del mejor equipo del mundo.

Para combatir el jet lag, durante sus primeras horas en la ciudad que los recibió por decimotercera vez, los neozelandeses realizaron diferentes actividades para relajarse. El cansancio nunca mitiga la buena predisposición de los ABs cada vez que salen de gira. Así, el San Andrés Golf Club recibió entre otros a los hermanos Beauden y Jordie Barrett, Brodie Retallick, Brad Weber, Anton Lienert-Brown, Luke Jacobson y el capitán Sam Cane. Entre otras cosas, las autoridades del club les hicieron entrega de las corbatas distintivas de la institución.

"El club nos recibió maravillosamente y los All Blacks son muy fanáticos del golf. Juegan bastante bien y se divierten muchísimo cada vez que vienen. Esta vez la idea era mover un poco las piernas tras el largo viaje en avión. Son muy amables, atentos y educados. El sábado llevé en mi auto a Retallick, que mide 2,04 metros. Iba sentado adelante y no se podía mover. Pero son unos fenómenos. Y comen de una manera bestial", detalla Javier Pintos, de WeGolf Argentina.

Por otra parte, el plantel bicampeón del mundo se trasladó al Cenard para jugar al cricket, un deporte muy popular en su país. No fue casualidad: el fin de semana, los Black Caps, el seleccionado neozelandés, disputó la final del Mundial contra Inglaterra, que finalmente se quedó con el triunfo. En Núñez, entonces, se enfrentaron dos equipos y se lució Jordie Barrett, que en su adolescencia se destacó en Taranaki y en aquellos días muchos le auguraban un gran futuro como profesional en el deporte del bate y la pelota. El back optó por el rugby, claro, y no eligió mal. Además, el último domingo, tras un desayuno encabezado con huevos, tocino y panqueques, el plantel vio a través de internet el encuentro decisivo de sus compatriotas, primero en el hotel y luego en el San Isidro Club, donde esta semana realizan sus entrenamientos.

En lo deportivo, los hombres de negro arribaron al país con algunas bajas debido a la reciente final del Super Rugby (y con la mirada puesta a largo plazo en el Mundial de Japón). Cuidar la maquinaria y distribuir equitativamente los minutos de juego de varias de las piezas clave será fundamental si aspiran al tricampeonato del mundo. Este año, de hecho, el Rugby Championship presenta un formato reducido por la presencia de la cita ecuménica. Por eso, los líderes en Buenos Aires serán el capitán Cane y el subcapitán Ben Smith.

TJ Perenara, una de las figuras de los All Blacks, en el primer ensayo en Buenos Aires
TJ Perenara, una de las figuras de los All Blacks, en el primer ensayo en Buenos Aires Crédito: Instagram

La nómina contó con una sorpresa: Sonny Bill Williams, quien estuvo en duda hasta último momento, fue convocado. Sin embargo, la incógnita en torno a su presencia se mantendrá hasta último momento por una lesión en el tendón de la corva. "Tiene chances de jugar, pero no vamos a arriesgarlo. Por mucho que quisiéramos que juegue y del tiempo de juego que necesita, si no está al 100 por ciento no tiene sentido que lo pongamos y arriesguemos a lesionarlo nuevamente", consideró el entrenador Steve Hansen.

También entre las novedades, los únicos tres jugadores de Crusaders -campeón del Super Rugby después de vencer a los Jaguares- que estarán en el cruce contra los Pumas serán Braydon Ennor, George Bridge y Sevu Reece. El resto descansará en su país para sumarse al plantel recién en la previa del compromiso ante Sudáfrica, el 27 de julio. Entre los que se quedaron en casa se destacan el capitán Kieran Read y Sam Whitelock, dos de las figuras del mejor equipo del mundo. Otra de las bajas es la del forward Shannon Frizell, quien sufrió un corte en su rodilla. "Es el primer partido de la temporada y tenemos que acoplar a cinco franquicias, a cinco formas de jugar diferentes, y ahora trataremos de jugar como los All Blacks. Eso lleva un tiempo. Siempre estamos un poco oxidados en los primeros dos o tres juegos de la temporada y no hemos tenido una ventana de junio", reconoció Hansen de cara al partido del sábado.

Los All Blacks siempre son una atracción. Su paso por la Argentina, una vez más, no será la excepción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.