Rugby / Opinión. Juanqui Migliore, por siempre en el alma