Diego Schwartzman dio todo pero no pudo ante Novak Djokovic, finalista del Masters 1000 Roma

Internazionali BNL dItalia ATP World Tour Masters 1000 / WTA Premier
  • 6
  • 6 2
  • 6
Novak Djokovic SRB
  • 3
  • 7 7
  • 3
D. Schwartzman ARG
(0)
18 de mayo de 2019  • 08:41

Entregó todo, como siempre. Pero Diego Schwartzman terminó perdiendo ante Novak Djokovic en las semifinales del Masters 1000 de Roma, etapa en la que cayó por 6-3, 6-7 (2) y 6-3. Más allá de la eliminación ante el Nº 1 del mundo, el Peque se lleva las mejores sensaciones a Roland Garros, que arranca la próxima semana. Además, en la capital italiana llegó por primera vez en su carrera a ubicarse entre los cuatro mejores de un torneo Masters 1000 y volverá al top 20 del ranking (hoy es el 24º del mundo) a partir del lunes.

Ahora, Djokovic definirá el título frente a Rafael Nadal, que venció en la primera semifinal al griego Stefanos Tistipas por 6-3 y 6-4

Djokovic venía de batallar en la noche romana del viernes durante más de tres horas de juego: sus piernas tenían la huella del esfuerzo tras el triunfo sobre Juan Martín del Potro en tres sets. Más allá de su incomodidad permanente por un polvo ladrillo resbaladizo en el court central del Foro Itálico, el serbio se quedó con el primer set por 6-3 tras aprovechar un quiebre de saque que alteró la paridad reinante.

Sabido era para Schwartzman que debía extremar esfuerzos y someter a Djokovic a un mayor desgaste. Es por eso que apeló en varias oportunidades a drop shops que alteraron el ritmo de juego del serbio. En esa repetición de tiros, Nole respondió físicamente cada vez en menor medida. Después de haberse quebrado el servicio mutuamente, todo condujo al tie break, en donde el jugador formado en el Náutico Hacoaj logró dos miniquiebres y allanó el camino para el 7-2, con lo que forzó a un tercer set.

Djokovic y su derecha, en la semifinal contra Schwatrzman, en Roma.
Djokovic y su derecha, en la semifinal contra Schwatrzman, en Roma. Fuente: Reuters

El sexto game del tercer set fue clave: allí fue cuando el serbio produjo un nuevo quiebre para adelantarse 4-2. El Peque estaba 0-30, logró ponerse 30-30 y el punto que sobrevino hizo levantar al público de las tribunas, después de que Nole resolviera tras un tiro cruzado cerradísimo que había ensayado el argentino junto a la red. Allí, después de contestar con un golpe tan milimétrico como aquel, Djokovic se llevó la mano al oído para escuchar la ovación y seguir arengando a los fans.

Aun moderando el desgaste de energía, el Nº 1 terminó apoderándose de un duelo que atrapó la atención de principio a fin durante sus 2 horas y media, y que seguramente le dará a Schwartzman un gran envión anímico para lo que viene: el segundo torneo de Grand Slam del año.

Fuente: LA NACION - Crédito: DPA

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.