Kevin Krawietz, el tenista que fue repositor de supermercado en la pandemia, se consagró campeón de dobles en Roland Garros

Kevin Krawietz (izquierda) volvió a ser campeón del torneo de dobles en Roland Garros junto con Andreas Mies
Kevin Krawietz (izquierda) volvió a ser campeón del torneo de dobles en Roland Garros junto con Andreas Mies Fuente: AP
Carlos Delfino
(0)
10 de octubre de 2020  • 17:35

El alemán Kevin Krawietz lo hizo de nuevo: conquistó por segunda vez consecutiva el título de dobles masculino de Roland Garros en pareja con su compatriota Andreas Mies. Ellos vencieron por 6-3 y 7-5 a la dupla conformada por el croata Mate Pavic y el brasileño Bruno Soares, los vigentes campeones del US Open. La particularidad es que Krawietz es el tenista que estuvo trabajando en un supermercado de Munich como repositor parte del tiempo en el que el circuito profesional estuvo suspendido por la pandemia del coronavirus.

Krawietz y Mies son los primeros en repetir un éxito en este Grand Slam desde que Pavic lo ganó junto al canadiense Daniel Nestor en 2011 y 2012. Un "break" en el cuarto juego fue el momento clave del primer set, donde tomaron ventaja los defensores del título. El segundo parcial trajo más alternativas, hasta el último juego, donde los ganadores evitaron el "break" y lograron cerrar el partido.

Con la cancelación del circuito debido al brote mundial de Covid-19, Krawietz, nacido hace 28 años en Coburgo, estado de Baviera, trabajó como repositor en Munich. No fue por una necesidad ni esperaba que ese trabajo tuviera tanta repercusión. La nueva realidad lo llevó a repensar distintas situaciones, a valorar su profesión deportiva y a reconocer que, muchas veces, la vorágine los lleva a quejarse de acciones poco importantes.

Durante parte de la pandemia, sin competición, Kevin Krawitz fue repositor en un supermercado de Munich
Durante parte de la pandemia, sin competición, Kevin Krawitz fue repositor en un supermercado de Munich Fuente: Archivo - Crédito: Daily Mail

"A veces, como jugador, puedes quejarte de las pelotas de práctica, del clima o del transporte, y no creo que vuelva a hacerlo. Ahora reconozco que tengo mucha suerte de tener el trabajo que tengo y que mi sueño se hizo realidad", le confesó por entonces Krawietz al periódico británico Daily Mail.

El suyo fue uno de los cambios de estilo de vida más abruptos cuando se registró el aplazamiento de la actividad deportiva por el coronavirus. ¿Qué llevó a este integrante del equipo alemán de Copa Davis, que en 2019 ganó más de US$ 670.000 en premios, a tomar un trabajo en el que le pagan 12.50 euros la hora? Lo explicó: "No era por el dinero, ya que afortunadamente me fue bien el año pasado. Me estaba aburriendo en el encierro y un amigo que trabaja en un supermercado bromeó conmigo y con otro amigo, que buscaban personas para trabajar allí. Al final volvió sobre el tema y dijo que había un trabajo, pero que debía comenzar en tres días, así que pensé en intentarlo. Estaba buscando una nueva experiencia, y aunque no es lo mismo que ser médico, trabajar para un supermercado en ese momento era importante para ayudar a la comunidad".

Los alemanes Kevin Krawietz y Andreas Mies lograron el título del torneo de dobles en Roland Garros por segundo año seguido
Los alemanes Kevin Krawietz y Andreas Mies lograron el título del torneo de dobles en Roland Garros por segundo año seguido Fuente: AP

Algunos días comenzaba su jornada a las 5.30 de la mañana para armar los estantes, y otras terminaba a las 8.30 de la noche cuando acomodaba los carritos. A veces tenía que pararse frente a la tienda y organizar a las personas que entraban. "En este mercado todos deben llevar un carrito para ayudar al distanciamiento, y uno tiene que explicar eso incluso si sólo van a comprar una fruta o algo así. Otro de los trabajos es desinfectar los carritos rociándolos", recordaba por entonces.

Kevin Krawietz (de pie) y Andreas Mies ganaron la final y son bicampeones del torneo de dobles de Roland Garros
Kevin Krawietz (de pie) y Andreas Mies ganaron la final y son bicampeones del torneo de dobles de Roland Garros Fuente: AP

En ese momento vivió alguna situación divertida. "Cuando estaba parado allí afuera algunas personas me decían que me parecía al tenista y yo les respondía que era ese tenista, así que fue bastante divertido", contó Krawietz. Su idea era trabajar anónimamente en el supermercado, hasta que su presencia fue descubierta por la revista alemana Der Spiegel.

El flamante campeón de Roland Garros estuvo intercalando sus turnos en el supermercado con tres sesiones de entrenamiento por semana. Como "atleta de elite" en Alemania, recibía un permiso especial del gobierno para usar las instalaciones de un club de tenis en un tiempo limitado. Hasta que el circuito volvió a tomar impulso y allí fue otra vez al Abierto francés, para levantar su cuarto trofeo, el segundo en Grand Slam. Seguramente, muchos vecinos estarán recordando sus anécdotas de aquellos días en el supermercado con este alemán que se quedó de rodillas sobre la arcilla para festejar, mientras su compañero se dejaba caer de espaldas.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.