Lo mejor y lo peor de Federer en la Argentina

Cuáles fueron los puntos más salientes de la visita del suizo en el país
(0)
14 de diciembre de 2012  • 18:00
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

+ La euforia de la gente

Como un un rockstar, Roger Federer recibió el cariño de los argentinos que lo siguieron desde que llegó al país. Los pedidos de autógrafos, recuerdos para el suizo fueron una constante en su estadía. Como no podía ser de otra manera Roger estuvo con su mejor semblante ante el fanatismo extremo.

+ Tenis de alto nivel

A pesar de ser un partido de exhibición, los duelos entre Juan Martín Del Potro y Roger fueron inmejorables. Los dos pusieron la energía necesaria para conformar a las 20 mil personas que colmaron el estadio Pipa de Tigre el martes y miércoles.

Video

+ El carisma de Roger

Siempre una sonrisa o un gesto amable. Así respondió el ilustre visitante durante sus días en el país. Además de agradecer al público por "la atmósfera en la tribuna", disfrutó de las Cataratas del Iguazú y publicitó las bellezas de la Argentina y en su página de Facebook.

+ Agenda cargada

Visita a la Presidenta, clínica de tenis, cenas a beneficio. A pesar de que fueron pocos días, Federer aprovechó cada minuto desde que tocó suelo argentino.

+ La posibilidad de ver en al mejor de la historia en plenitud

Federer es una leyenda viviente del tenis y el público argentino pudo ver al mejor de todos en plenitud, cuando todavía hoy es N° 2 del mundo y pelea con otros tenistas mucho más jóvenes que él por el N° 1. Si bien se trató de una exhibición, Roger desplegó sus mejores virtudes en los partidos ante Del Potro. Es ver jugar a un artista de la raqueta en vivo y mientras sigue vigente en el circuito. De yapa, la gente se emocionó y se divirtió con dos grandes de nuestro tenis, Guillermo Vilas y José Luis Clerc, quienes animaron la previa de las presentaciones del suizo.

- La tribuna que cedió

Luego del show musical previo al primer partido, una de las tribunas tubulares cedió y se hundió diez centímetros. El público que estaba en ese sector, unas 150 personas, fueron desalojadas de la tribuna, que se volvió a hundir otros diez centímetros más. Entonces, Roger y Delpo, que iban a ingresar a la cancha, volvieron al vestuario. Cuando algunos de los asistentes que tenían lugares allí quisieron volver, tuvieron que reubicarse -a su propio riesgo- o buscar algún lugar en el pasillo.

- Público futbolizado

Charlas en medio de los puntos, gritos desubicados a los tenistas, cantitos de cancha y otras costumbres más propias del fútbol opacaron quizás la caballerosidad que exigía la visita del tenista más ilustre de todos los tiempos.

- La falta de un polideportivo para estos eventos

El estadio Pipa-Tigre, que fue levantado especialmente para la visita de Roger Federer a nuestro país, se notó cierta precariedad en las instalaciones, como asientos sobre tablones marcados con un número escrito con pintura, localidades que costaban más de 1000 pesos. Una vez más quedó en evidencia la falta de un complejo deportivo en Buenos Aires para recibir este tipo de eventos masivos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.