Paula Ormaechea: "En un mundo machista, el tenis no es la excepción"

Ormaechea, la abanderada del equipo argentino
Ormaechea, la abanderada del equipo argentino Fuente: Archivo
De carácter fuerte, la sunchalense es crítica con el sistema, pero reconoce la inestabilidad
Sebastián Torok
(0)
15 de abril de 2015  • 08:26

John Katzenbach, Joël Dicker, Markus Zusak. Paula Ormaechea habla de escritores con la misma -o mayor- efervescencia que con la que lo hace de tenis. La lectura es, para la sunchalense de 22 años, una forma de viajar mentalmente, de dejar de acarrear pensamientos negativos, de vivir menos tensionada después de un mal día en el court. Desprejuiciada, enérgica, "loquita fanática" de Boca y Unión de Santa Fe, la jugadora de sangre vasca es la bandera de un tenis nacional que atraviesa por una inestable etapa de transición. Su aparición fue explosiva -en octubre de 2013 alcanzó el puesto 59° de la WTA-, pero padeció lesiones y altibajos deportivos y emocionales que interrumpieron su crecimiento (actualmente es 158°). Sin embargo, es todo un símbolo de su temperamento que su sueño siga siendo alcanzar el número 1.

"Me siento en una etapa de crecimiento. Valoro las cosas que conseguí y me faltan un montón, sobre todo por lo que quiero y sueño, que nadie me lo va a quitar. No es mi mejor momento en cuanto a resultados, pero no todas son cracks que llegan y se mantienen", explicó Ormaechea, la carta más fuerte del equipo de Fed Cup que el sábado y domingo se medirá con España, por los playoff del Grupo Mundial II. Desde el año pasado, la jugadora entrenada por Gustavo Marcaccio (ex coach de Juan Mónaco cuando éste alcanzó el top 10 en 2012) empezó a convivir con el dolor de una espalda maltrecha que no encuentra un diagnóstico claro: "Me hicieron un montón de estudios, no salió nada, pero yo no podía más del dolor. Entonces empecé a tomarme todo más tranquila, a disfrutar del tiempo en casa, hice muchísimos tratamientos. Hoy estoy mejor, hay días en que me levanto dolorida, pero ya es parte de mí, aprendí mucho y mientras lo tolere hay que bancársela. Es algo muscular, pero me trajo dolores de cadera, de rodilla, porque empecé a descompensar todo. Mi preparador físico (Lucas Mascanfroni) es muy estudioso, me ha ayudado y estamos viendo cuál es el mejor camino".

Sí, tengo psicólogo (Fernando Vázquez). Hace unos años decidí buscar ayuda porque yo no era fácil de controlar (sonríe)

-Sos sumamente autoexigente. ¿Te afecta o te beneficia?

-Soy exigente en todo, en el tenis y en mi vida; va a seguir siendo así. Pero he aprendido que con el tenis tengo que aflojar, ser más flexible; si las cosas no salen no significa que esté todo mal. Pero también seguir exigiéndome es lo que me empuja. Soy chica y, por más que haya vivido un montón de cosas, a mi carrera le faltan muchas más. Una muchas veces se tiene que chocar contra una pared para darse cuenta de las cosas, porque por más que te lo digan hay cosas por experimentar. Pero es la vida, no sólo del tenis.

Ormaechea, la abanderada del equipo argentino
Ormaechea, la abanderada del equipo argentino Crédito: Hans Ruhle / BATennis

-Además, fuiste bastante independiente desde chica, cuando dejaste Sunchales para radicarte en Buenos Aires. ¿Eso te llevó a no aceptar consejos externos?

-Ahora no tanto, pero cuando era más chica me enojaba con mis entrenadores, me creía que sabía todo. Tenía una inmadurez lógica, pensaba que me llevaba al mundo por delante. Ahora sé que para evolucionar necesito gente a mi lado que me muestre un camino. Hoy tengo un equipo en el que confío, y lo que se dice se hace. Mi temperamento es algo bueno, pero también me generó problemas. Últimamente lo estoy manejando un poco mejor, maduré bastante cuando estuve sin jugar.

-¿Te apoyaste en la psicología?

-Sí, tengo psicólogo (Fernando Vázquez). Hace unos años decidí buscar ayuda porque yo no era fácil de controlar (sonríe). Hoy mi psicólogo es un amigo, con el que puedo hablar de cualquier cosa. Me ayuda para trabajar, pero también para la vida. Una cosa va de la mano con la otra.

-¿El exigente mundo del tenis profesional es más difícil para la mujer que para el hombre?

-Sí, para las chicas de todos lados. El nivel del tenis femenino es mucho más bajo en todo sentido: en la plata que se gana, en los torneos que hay, en los beneficios que se obtienen. Pero una está en el circuito por el amor que se le tiene al deporte y hay que adaptarse, es lo que uno tiene. Hay un nivel de machismo, pero es a todo nivel. En un mundo machista, el tenis no es la excepción. A veces veo que lo hecho por mujeres es rebajado; algunas se acostumbran, pero no es bueno para la sociedad que eso pase. En los torneos lo notás también; salvo en los Grand Slam, cobramos mucha menos plata que los hombres. Pero, te repito, es una cuestión social; mientras esté implantado que la mujer es inferior al hombre, seguirá igual. Yo tuve sponsors que me ayudaron y gracias a ellos pude subir, competir y viajar, porque hubiera sido imposible si no los tenía. Además, por la crisis mundial que hay hoy, se cancelan torneos y es cada vez más complicado poder trascender. No es sólo en nuestro país.

Salvo en los Grand Slam, cobramos mucha menos plata que los hombres. Pero, te repito, es una cuestión social; mientras esté implantado que la mujer es inferior al hombre, seguirá igual

-Muchos piensan que todos los tenistas son millonarios.

-Es lo que algunos creen, es verdad. Salir en la tele es igual a tener plata. Creen que ganamos fortuna, pero no tienen idea de lo que se gasta, se invierte, de lo que vale hacer una gira. No todos ganan mucho dinero.

-En un momento de fuerte exposición tuya, muchos se sorprendieron de que viajaras con una máquina portátil de encordar para ahorrar en ese servicio.

-Nací en un país en el que económicamente nos cuesta un montón salir al mundo. Entonces, ésa es mi manera de ahorrar unos pesos. Lo hago porque no tengo mi carrera hecha, la sigo peleando como tantos otros.

-Sos crítica del tenis femenino. No es usual escucharlo de una protagonista vigente.

-Es que las mujeres somos más inestables que los hombres en la vida cotidiana. Imaginate lo que pasa en un partido, donde pasamos por todas las emociones. No es fácil. La cabeza es una montaña rusa. Hasta lo podés ver en Serena Williams. La número 1 del mundo tiene juego de sobra, las pasa por arriba a todas, pero si no tuviera ese juego ya habría caído, porque mentalmente tiene altibajos gigantes. No sé si es que se aburre o qué. Pero la inestabilidad la ves en la número 1 y en la mil.

-¿Cuáles son tus objetivos tenísticos a corto plazo?

-Volver a lo que viví es posible, me siento jugando bien. Perdí un poco la confianza, que es lo que todo deportista necesita. Lamentablemente hay rachas, las cosas no siempre salen como una quiere, pero lo importante es aceptarlo. Y estoy en ese proceso. El año es largo, y la carrera mucho más.

Equipo completo. Paula Ormaechea, Tatiana Búa, María Irigoyen y Nadia Podoroska practicaron ayer en el predio de Villa Martelli, sede de la serie con España. El sábado, desde las 11, los dos singles; el domingo, a partir de las 10, dos singles y un doble.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.