Roger Federer en la Argentina: por qué el suizo es mejor fuera de la cancha que adentro

Una imagen que ilustra el compromiso de Federer con sus fans: en la noche de Buenos Aires, firmando centenares de autógrafos en objetos que luego serán obsequiados.
Una imagen que ilustra el compromiso de Federer con sus fans: en la noche de Buenos Aires, firmando centenares de autógrafos en objetos que luego serán obsequiados.
Sebastián Torok
(0)
19 de noviembre de 2019  • 23:59

Roger Federer es gigante dentro de una cancha de tenis. Sin embargo, su inmensidad como figura terminó de redondearla por lo que hizo (y hace) fuera del court. Por sus modales y respeto. Por la manera en la que distribuye atentamente sus tiempos ante los fanáticos, los patrocinadores y la prensa. Por su (nada falsa) humildad. Por su mensaje y ejemplo. Por su compostura y enseñanzas. En definitiva, por su educación. La visita del suizo a la Argentina, como parte de una gira de exhibiciones que lo llevará durante una semana por cinco ciudades de la región (anoche jugó en Chile ante el alemán Alexander Zverev; hoy lo hará en el Parque Roca de Buenos Aires; seguirá por Bogotá, Ciudad de México y Quito), no hizo más que profundizar esa bondad que luce en forma natural y fluida, como su tenis. Lo cuentan, con gratísima satisfacción, aquellos que trabajan en la organización del evento, tan acostumbrados a tratar -y a veces lidiar- con artistas de todo el mundo; lo sentencian, embelesados y con fervor, esos hinchas que lo esperaron durante horas, apiñados contra las vallas del hotel en el barrio de Puerto Madero en el que se alojará hasta mañana por la mañana.

Federer encandila. Tiene gestos que, por lo general, no son propios de una estrella de su magnitud. Es capaz de rechazar puertas alternativas o de proveedores en el hotel para manejarse por la entrada principal, pese a ser más caótico y quedar expuesto ante la histeria de la gente (sucedió en Buenos Aires, en estas horas). Es capaz de estar exponiendo y contando ricas anécdotas de su vida frente a un auditorio de 600 personas y detenerse para servirle agua a la persona que lo está entrevistando (sucedió anteanoche, en la cena a la que accedieron los que compraron el ticket súper VIP llamado 'Roger Federer Experience'). Es capaz de recorrer, paciente y como si fuera una quinceañera o un recién casado, las 36 mesas del salón, posar para una foto en cada "estación" y estrechar las manos que lo buscan como al diamante más oneroso (también ocurrió anteanoche, en el segundo subsuelo del mismo hotel). Para algunos, pueden resultar pequeños guiños; pero no lo son. Cobra millones de dólares por la gira (por el combo completo, dicen, unos US$ 10.000.000), pero eso no suaviza sus modos. Número 1 durante 310 semanas (todo un récord) y actual 3º, es el mejor embajador. Desde su fundación que funciona en el continente africano, se destaca como filántropo. Pensar que durante su formación era un muchacho caprichoso e irascible que avergonzaba a sus padres.

Lejos de esconderse, Federer se tomó un buen tiempo para firmar autógrafos y fotografiarse en la puerta del hotel, en Puerto Madero.

01:00
Video

"¿Qué le diría hoy a aquel adolescente? Que trabaje duro y que no desperdicie su talento. Pero que disfrute del proceso y que escuche a sus padres", explica Roger, en una calurosa noche porteña. Sabe que perdió tiempo durante una porción de su desarrollo, pero fue inteligente para advertir el obstáculo, cambiar y dar el salto. Un momento bisagra se produjo luego de perder frente al argentino Franco Squillari, en la primera ronda de Hamburgo 2001: explotó e hizo añicos la raqueta. "Fue un momento significativo. Estaba cansado de mi propio comportamiento. Siempre me estaba quejando, haciendo malos comentarios. Creo que estaba tratando de ser demasiado perfeccionista y no aceptaba ningún error, ni perder un partido. Decidí cambiar mi comportamiento. Después me convertí en demasiado callado y me di cuenta que no quería ser así, que debía soltar la emoción y me llevó como dos años encontrar ese equilibrio", confiesa el hombre que no se ruboriza al sentenciar que Rafael Nadal y Novak Djokovic lo hicieron mejor deportista, porque lo obligaron a reinventarse.

Federer, el máximo ganador de trofeos de Grand Slam (con 20), también admirado por su calidez como persona.
Federer, el máximo ganador de trofeos de Grand Slam (con 20), también admirado por su calidez como persona. Fuente: Reuters

Padre de dos pares de mellizos (Charlene Riva y Myla Rose, de 10 años, Leo y Lenny, de 5), duerme bastante menos que hace unos años. "Antes solía descansar entre diez y doce horas diarias; hoy, si duermo ocho, soy feliz", cuenta. A los 38 años, le presta más atención a lo que come y dispone de una dieta más equilibrada, aunque no se priva de tomar una copa de vino cuando cena. No es supersticioso. Posee algunas rutinas, pero, en realidad, lo que siempre lo pone en alerta es "llegar a los lugares en horario". Su entrenamiento, con los años, se modificó: hoy no se trata de "cantidad", sino de "calidad", porque "cuando uno es más joven debe probarse que se puede quedar en la cancha durante horas y ahora sé que puedo, entonces se trata de preservar el cuerpo y no matarse en la práctica", detalla. Es un hombre de consulta constante, incluso, de padres con tenistas adolescentes que no hallan el camino. "Suelo decirles que estén cerca de sus hijos. Mis padres me dieron libertad y confiaron en mis entrenadores. Mi madre era entrenadora de tenis, pero dijo que no quería hacerlo conmigo porque era erróneo. Lo mejor es jugar tenis y hacer otras cosas. Pero creo, fundamentalmente, en la escuela. Es muy importante la escuela porque pocas personas llegan al Top 100, donde se puede vivir del tenis. No dejen la escuela. Hoy en día se puede seguir estudiando mientras se viaja, ir a la universidad y seguir siendo jugador de tenis, algo que no pasaba. Es muy importante, si son jóvenes, no estresarse y pensar que a los 12, a los 15 o a los 18 años, que cada partido es el más importante de tu vida", razona.

"El tenis ha sido maravilloso, pero no será para siempre", dice Federer, padre de dos pares de mellizos.
"El tenis ha sido maravilloso, pero no será para siempre", dice Federer, padre de dos pares de mellizos. Crédito: ATP

Valores, estudio y formación familiar. Disciplina y trabajo en equipo. Vivir en un mundo exigente como el tenis y competir teniendo cuatro hijos. "De una manera simple podría decir que cuando conocí a mi esposa, Mirka, no tenía ningún título y ahora tengo 103. Ella tiene un gran papel en mi vida. Es una persona fantástica. Después, me esfuerzo mucho para ser buen padre. Estoy presente, porque viajamos mucho juntos. Al principio se hace difícil asegurarnos de que los niños tengan un buen ritmo de vida, cambiar pañales, acostarlos... Todos los que tienen niños saben que te llevan a los límites. Pero el tenis me ayuda a anticiparme a lo que será en sus vidas", narra Federer.

Sus hijas ya están en una edad en la que entienden lo que significa su padre públicamente. ¿Cómo lo maneja Roger? Con naturalidad, sin alboroto. "Soy un padre como cualquier otro. Soy uno de los muchos padres que están en un gran cartel, en la TV, en las películas. Y les explico que soy solo uno más. La gente me ve, me reconoce y me pide fotos, pero la vida sigue. Las chicas ya empiezan a hacer preguntas, tienen una noción de que no soy tan normal, con lo positivo y lo negativo. El tenis ha sido maravilloso, pero no será para siempre". Y allí quedará solo el hombre sin raqueta, quizás, hasta más notable que el que sí la empuña con talento.

Hoy, el día de Roger:

Por la mañana. El suizo y Alex Zverev arribarán a Buenos Aires tras jugar anoche, en Chile, la primera de las cinco exhibiciones.

11 hs. Se habilitará el ingreso al predio del Parque Roca (Av. Coronel Roca 3490, Villa Soldati, CABA), escenario del partido entre Federer y Zverev, y la Carpa VIP.

14 hs. Comenzará una clínica en el microestadio (sólo tendrán acceso aquellos que hayan adquirido el ticket VIP y la Roger Experience). Federer y Zverev pelotearán, además, con chicos de escuelitas, bajo la coordinación de Daniel Orsanic, capitán campeón de la Copa Davis 2016.

15.45 hs. Apertura del estadio para el público en general. Habrá una zona comercial, con venta de merchandising.

16.30 hs. Partidos de jóvenes argentinos: Guillermina Naya, Solana Sierra y los hermanos Francisco y Juan Manuel Cerúndolo.

17.30 hs. Ceremonia de apertura.

18 hs. Comienzo de la exhibición entre Federer y Zverev.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.