El Peque Schwartzman busca el primer gran impacto de 2020: ser campeón en Córdoba

Crédito: Prensa Córdoba Open
Agustín Monguillot
(0)
9 de febrero de 2020  • 00:30

Escape a la final. Este título bien puede pasar por una película de acción pochoclera, pero es la mejor forma de graficar el triunfo de Diego Schwartzman. El Peque sufrió una y otra vez con el serbio Laslo Djere. Lo ganaba cómodo y se le complicó como nunca en el torneo. Varias veces caminó por la cornisa, pero salió ileso. La victoria por 6-1, 2-6 y 6-2 lo dejó a un paso de cumplir uno de sus máximos sueños: festejar un título en la Argentina. No la tendrá fácil porque se enfrentará hoy, aproximadamente a las 19, con el chileno Christian Garín, un rival que lo suele complicar y que está en alza.

La segunda semifinal del torneo que se desarrolla en el Mario Alberto Kempes careció de lógica. Nunca hubo paridad en el desarrollo del juego. Si uno tomaba la iniciativa, arrasaba al otro. Pasó con Schwartzman en el primero. El Peque perdió el saque ni bien empezó el partido, pero rectificó al instante y se llevó el set en tiempo récord. Djere estuvo errático, incapaz de hacerle frente al ritmo que le propuso el argentino. El 6-1 hizo justicia al desarrollo.

El festejo del Peque

Pasó con Djere en el segundo. Si bien Schwartzman tuvo un par de break points en el primer juego de saque, el serbio salió airoso con dos pelotas que se arrastraron contra el fleje. El europeo cambió errores por tiros potentes y bien ubicados contra las líneas. Eso coincidió con una merma pronunciada del tenis de Schwartzman que, en minutos, se encontró con un set prácticamente irremontable. El 6-2 envalentonó Djere y desorientó al argentino.

No parecía encontrar un límite el buen momento del europeo. De entrada, puso a Schwartzman contra las cuerdas y tuvo dos break points. El Peque salió como el mejor de los escapistas. "¡Siiiiii!", se descargó. Ese game salvado era la dosis de confianza que necesitó para recuperar las buenas sensaciones.

Crédito: Prensa Cordoba Open

A continuación, incomodó a Djere con la profundidad de sus golpes. El serbio es un gran pegador y se desplaza muy bien sobre el polvo de ladrillo, pero no se siente cómodo cuando le toman la iniciativa. Schwartzman lo consiguió y le quebró el saque. "Gol de Soldano, Peque!", informó alguien en la tribuna a Diego, que es fanático de Boca.

El break lejos estaba de asegurarle el trámite al argentino, que seguía sin estar del todo fino. Otra vez, salvó otro par de quiebres cuando le tocó confirmarlo y otro más en su cuarto juego de saque. El octavo juego fue el quiebre definitivo. El drive de Djere se fue ancho y el grito de Schwartzman antecedió a la descarga inmediata del público. Sufriendo como pocas veces, el argentino concretó su pasaje a la final, donde se enfrentará con el chileno Christian Garin.

"El partido fue feo, pero a veces hay que jugar así para ganar", dijo el Peque que destacó a Garín ("es un jugador peligroso") y preguntó por la segunda cosa que más le importaba esa noche, después de ganar: "¿Cómo va Boca?".

Garin, un rival peligroso en la definición

La escalada de Christian Garin parece no tener techo. Después de un 2019 espectacular, con dos títulos ATP, el chileno se había asegurado en Córdoba entrar al Top 30. Ahora, alcanzó una nueva final tras derrotar por 2-6, 6-2 y 6-2 al eslovaco Andrej Martin. Un rival peligroso para Schwartzman en la definición. Garin, tercer preclasificado, tuvo un arranque con el pie izquierdo al igual que su partido anterior con el uruguayo Pablo Cuevas. Fue superado en el juego, erró más de la cuenta frente a un Martin prendido. Una vez que acomodó la cabeza, pasó por arriba de su rival, número 100 del ranking y con recursos más limitados.

En el tercer set se armó un duelo en las tribunas como si fuera una Copa Davis. Un grupo de chilenos fervorosos alentaba a Garin, que estaba en plena remontada. Eso no le gustó al público argentino, que reaccionó con el "Olé olé olé olé, Martin" en apoyo al eslovaco. Mientras se daba la disputa, el chileno siguió dominando con solvencia. "Vamos a tomar un fernet, Martin", lo consolaron al eslovaco cuando Garin sacaba para partido. Los cordobeses están un paso adelantados cuando se trata del ingenio.

Después de un primer set de furia, el singlista de Chile selló el pasaje a su cuarta final de ATP. En estas instancias tiene un récord de dos victorias y una derrota.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.