Una despedida inolvidable para Nalbandian, con Nadal y el Dr. Djokovic