Tony Hawk, una leyenda del skate voló por Palermo e hizo delirar a una multitud

Cincuenta mil fans disfrutaron de su estilo; paseó por Buenos Aires y se sorprendió por los "arbolitos"
Cincuenta mil fans disfrutaron de su estilo; paseó por Buenos Aires y se sorprendió por los "arbolitos"
Mauricio Giambartolomei
(0)
6 de septiembre de 2014  • 22:18

Los que se subieron por primera vez a una tabla en los 80 dicen que es el Diego Maradona del skate. Quienes lo conocieron más tarde, en los 90, lo comparan con Lionel Messi. Algunos llegaron a este deporte viéndolo, primero, en los videojuegos donde destruía obstáculos con sus figuras. Para todos los riders del mundo es un referente indiscutido. Ayer, los porteños tuvieron la posibilidad de verlo en acción en los Bosques de Palermo.

"¿Ése es Tony Hawk ?", se escuchó preguntar a un outsider que merodeaba por el sector VIP. "Cuando aparezca Tony, te vas a dar cuenta", fue la respuesta. Y así ocurrió. Porque cuando el skater profesional estadounidense apareció en el half pipe [rampa] del Xtreme Life Fest, los skates se elevaron en señal de reverencia y la ovación de las 50.000 personas fue un cálido mensaje de bienvenida para "Tony y sus amigos", en su primera visita a la Argentina.

"Cuando arranqué a patinar el tipo ya volaba. Siento que es como Maradona porque está viejo y sigue andando", le dijo a la nacion Carlos Madia, de 46 años, quien, con su hijo Lautaro (5), esquivaba charcos y se embarraba las zapatillas para estar cerca de la leyenda. "Mi hijo descubrió una caja que yo tenía con recortes de diarios de Tony y se prendió al skate. Ahora vamos juntos a patinar a la Costanera."

Los 41 años de diferencia entre Carlos y Lautaro son el símbolo de lo que la leyenda de Hawk movilizó ayer en Palermo, a pesar de la lluvia que había puesto en peligro la realización del festival. Riders treintañeros y en ascenso se mezclaban entre niños, adolescentes que no habían cumplido la mayoría de edad y otros que ya atravesaron los 20 años.

La lluvia amagó con convertirse en un problema ya que el agua quedó estancada en varios sectores donde estaba el escenario principal y los organizadores dudaron en postergar el festival. Pero con la ayuda de algunas bombas extractoras se logró drenar el terreno para confirmar, al mediodía, la realización del evento.

Pero los inconvenientes poco les importaron a quienes disfrutaron del sol, la música de bandas y la destreza de los skaters profesionales. Con las zapatillas mojadas o descalzos entre los charcos de agua, parecían disfrutarlo mucho más.

"Fue quien difundió el deporte en el mundo. Cuando empecé a practicarlo, en 2001, era un referente", sintetizó Carlos Guzmán sobre la figura del estadounidense. A su lado, Patricio González también recurrió a una analogía con el fútbol: "Es como tenerlo al Diego acá . Aunque me alejé un poco del skate, es muy emocionante estar cerca de él".

Nacido el 12 de mayo de 1968 en San Diego, California, Hawk fue campeón del mundo durante doce años consecutivos. Ayer, en Palermo, demostró que su 720° (dos giros completos en el aire sobre su propio eje) sigue vigente. La figura la patentó en 1985.

Entre sus logros cuenta haber sido el primer rider en completar dos vueltas y media, lo que se conoce como 900°. También inventó trucos como Madonna, Benihana y variaciones de Airwalk y Stalefish.

Hawk estuvo acompañado por otras figuras del deporte, como Neal Hendrix, Lizzie Armanto, Lincoln Ueda, Kevin Staab y Elliot Sloan. También se sumaron los nacionales Gonzalo Rodríguez, Ladas Amarilla, Sandro Moral, Pipo Grosso, Amancio Montes, Cristian Balmaceda y Ricky Roich.

"La llegada de estos deportistas termina de posicionar a Buenos Aires como ciudad del deporte urbano, donde la gente los practica en espacios como plazas o parques", sintetizó el secretario de Deportes porteño, Francisco Irarrazábal. "Son eventos inspiradores para futuras generaciones. Nuestros hijos podrán elegir el skate después de tener contacto con referentes mundiales", agregó.

Antes de la exhibición, Hawk estuvo recorriendo la ciudad y lo reflejó en sus perfiles de redes sociales. "¡Buen día Argentina! Please do not, under any circumstances, cry for me. No really, I'll be fine", ["Por favor, bajo ninguna circunstancia lloren por mí. En serio. Estaré bien"] escribió en Twitter, con una foto de la Casa Rosada, como fondo.

En Instagram, con una imagen de la calla Florida, posteó: "Buenos Aires, hora del almuerzo. A cada paso, alguien grita CAMBIO a nosotros (extranjeros) para ofrecernos cambiar nuestros dólares a pesos. En el mercado negro la tasa de cambio es cercana al doble de la tasa oficial"

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.