Historias de los 16 caballos llamados Messi: el mejor es alemán, el argentino no ganó ni un centavo y el peruano es hijo de Cristiano

El alemán Messi ganó un clásico en Woodbine, Canadá; fue su última victoria, en 2016
El alemán Messi ganó un clásico en Woodbine, Canadá; fue su última victoria, en 2016 Crédito: Bloodhorse
Carlos Delfino
(0)
22 de agosto de 2019  • 00:10

Desde 2005, cuando Lionel Messi levantó la Copa del Mundo con el Sub 20 argentino en Holanda, y comenzó a ser convocado para el seleccionado mayor, su nombre se incorporó vertiginosamente al diccionario deportivo mundial. Tan rápido como gambetea rivales, Leo fue trascendiendo las barreras del fútbol desde entonces. El turf, muy adepto a los homenajes, lo sumó a su repertorio y así es que ya 16 caballos fueron bautizados con el apellido del crack argentino, según los registros internacionales.

A la hora de denominar oficialmente a una cría, en las carreras hay algunos límites (publicidad encubierta, nombres protegidos o repeticiones dentro de un mismo país, por ejemplo). Las menciones a figuras reconocidas de diversos ámbitos se han convertido en una acción repetida, a modo de agasajo y/o buscando que la evocación conlleve un plus en el rendimiento del animal. No hay nada que pueda demostrar esto último más que la fe. Si no, que lo digan los que depositaron su ilusión en Messi: seis de los pura sangre que llevan su apellido no han llegado primero nunca y tres de ellos siquiera hay indicios de que hayan pisado una pista.

Aquel año en el que Lionel irrumpió en Barcelona y, a los 17, se convirtió en el jugador más joven en anotar un gol en la Liga para los catalanes, en tres hípicas fueron registrados caballos con su nombre. El primero nació en Panamá y, al quedar habilitado para correr (sucede no antes de que tengan dos años y medio de vida), logró dos primeros en 13 presentaciones en el hipódromo Presidente Remón, de ese país. Su despedida de las canchas fue ese mismo 2015 con un flojo rendimiento en un gran premio en Puerto Rico, a donde fue llevado como uno de los tres representantes panameños en el Clásico del Caribe (G1-1800m).

Poco después fue el tiempo del Messi turco, que jamás llegó a competir según consigan las estadísticas internacionales, y en septiembre, mientras el Barça le actualizaba el contrato al rosarino, en Chile parió un zaino colorado que heredó su apellido. Eso sí, tardó 16 carreras en ganar y fue el único festejo en 17 intentos.

El Messi turco, poco después de nacer, junto a su madre; la foto acompaña su ficha técnica
El Messi turco, poco después de nacer, junto a su madre; la foto acompaña su ficha técnica

Para 2007, luego de que el futbolista fuera elegido el mejor jugador joven de la Copa América en al que la Argentina perdió la final con Brasil en Venezuela, en Australia pensaron en Messi para bautizar a un tordillo. Tardó cinco años en competir y quedó entre los últimos en sus dos salidas allí, antes de ser exportado a Malasia, donde venció nueve veces en pruebas de escasa relevancia entre 1400 y 2000 metros. A los 10 años, una edad en la que es muy bajo el promedio de caballos que se mantienen en competencia, sigue en entrenamiento.

En 2008 nació el que tenía más lógica de recibir esa denominación, el argentino, pero fue uno de los que estuvo más lejos de rendir como el Messi auténtico. Criado en La Francia, Córdoba, no solo no ganó en Buenos Aires (compitió en Palermo y San Isidro) ni en el interior del país (fue presentado en Las Flores, Santa Fe, y La Punta, San Luis), sino que hasta que se le perdió el rastro en 2014 no le había reportado ni un centavo de ganancia a sus propietarios. Es más, en tres de sus cuatro presentaciones en 2012 en Palermo, llegó último.

El Messi jamaiquino

La camada 2009, la del año del primer Balón de Oro del jugador, tuvo mejor rendimiento. Nacieron tres Messi de cuatro patas esa temporada: el japonés, una mole de 500 kilos, ganó tres carreras en Tokio y acumuló premios por poco más de 22 millones de yenes (unos 208.000 dólares norteamericanos) entre 2011 y 2015; el danés se impuso en cinco ocasiones en el mismo lapso (todas en Noruega, donde salió a la cancha 52 veces) y el de Nueva Zelanda se adjudicó dos de las 19 que corrió.

El mejor de los caballos llamados Messi nació en 2010 en Alemania y podría ser el que menos probabilidades tenga de tener un bautismo vinculado al deportista. Porque la madre del animal se llama Messina y su criador y propietario, Gestut Brummerhof, nunca se ha referido públicamente a si el origen del nombre está emparentado al jugador o es una abreviatura del de su progenitora, como suele suceder en numerosos casos. Pero aquel 10 de abril en el que nació el caballo coincidió con un gol del argentino en el triunfo por 2-0 del Barcelona sobre Real Madrid por la Liga española.

Lo cierto es que el Messi alemán no tuvo ofertas que entusiasmaran a su dueño cuando lo incluyó en un remate al año de vida, por lo que comenzó a correr en su tierra y logró dos triunfos (en Dusseldolf en 2013 y en Hoppegarten en 2014). Luego fue enviado a América del Norte, donde ganó otras tres en Estados Unidos en 2015 y una más en Canadá, en 2016. Su cosecha de seis primeros puestos -incluyendo dos clásicos de nivel internacional, uno en el césped de Belmont Park, en Nueva York, y otro en el de Woodbine, en Toronto- en 30 carreras y ganancias por 485.699 dólares marcan una buena diferencia con el resto de sus homónimos. Desde su última presentación, en junio del año pasado, su paradero es una incógnita.

Messi, en Belmont Park

El que nació también en 2010 -pero se mantiene vigente- es el Messi que se crió en Trinidad y Tobago. Se trata, además, del que más veces salió a la pista (lleva 105), aunque con baja efectividad: ganó apenas tres, la última el 10 de agosto pasado en 1000 metros, en el hipódromo de Santa Rosa, en Carapo. Otros países con poca tradición hípica, como Croacia y Philipinas, nunca los vieron competir a los Messi que allí parieron en 2011 y ya ha pasado mucho tiempo como para que aparezcan.

El Messi trigueño

Desde entonces, el resto de los caballos que adquirieron el apellido del crack como nombre propio fueron americanos. El brasileño fue primero en su debut a los 5 años en Gávea (Río de Janeiro) en abril de 2017 y luego decepcionó en las tres restantes. El jamaiquino, un tordillo nacido en 2015, logró cuatro éxitos sobre seis intentos, incluyendo la The Valbert Marlowe Memorial Cup de Caymanas Park, en junio pasado. El mexicano, de la misma generación, compitió una vez, sin trascender. Y el peruano, también de 2015, fue 5° en tres de sus cuatro carreras, con una particularidad: ese Messi es hijo de. Cristiano, un caballo que en su campaña de pistas fue ganador de 10 cotejos en Perú, entre ellos la Polla de Potrillos (G1), el primer paso de la Triple Corona, y tiene más valor que todos los Messi juntos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.