Abigail y la necedad política