Acuerdo con Rusia para energía y obra pública

El canciller Lavrov se reunió con la Presidenta y avanzó en proyectos de cooperación
Martín Dinatale
(0)
11 de junio de 2013  

La Argentina demostró ayer que quiere contar con Rusia como un "aliado estratégico" para avanzar no sólo en acuerdos energéticos, sino también en obras de infraestructura, en cooperación para energía nuclear con fines pacíficos y en la profundización de las relaciones comerciales.

El canciller ruso, Sergey Lavrov, visitó ayer por unas horas Buenos Aires, pero, al parecer, fue el tiempo suficiente para cumplir con todos los pasos de su abultada agenda en el país: selló un amplio acuerdo con la Argentina, se reunió con la presidenta Cristina Kirchner y almorzó con su par Héctor Timerman en el Palacio San Martín.

"Nuestra interacción tiene el carácter de asociación estratégica", dijo Lavrov a la prensa al finalizar la reunión con Timerman, tras sellar un acuerdo de 27 puntos.

Los eventuales acuerdos de la gigante estatal Gazprom con YPF sobrevolaron la agenda porteña del hombre de confianza del presidente Vladimir Putin. Pero en el documento que firmó con Timerman no apareció en forma concreta el tema. Sin embargo, fuentes de la Casa Rosada aseguraron a LA NACION que "ya se abrieron puertas con Rusia por muchos temas comerciales y energéticos. Ahora empezará a profundizarse el acuerdo con YPF".

Las "puertas" más visibles que abrió el Gobierno con Rusia están plasmadas en los puntos 23 y 24 del acuerdo firmado por los cancilleres. Allí, los ministros coincidieron en la necesidad de continuar fomentando acciones tendientes a intensificar la cooperación entre la Argentina y Rusia en las esferas económica y comercial. "Se confirma el interés en mantener una balanza comercial equilibrada, ampliando y diversificando el intercambio, en especial de productos de mayor valor agregado y complejidad tecnológica", coincidieron en el documento.

Por otra parte, Lavrov planteó el interés de Rusia por desarrollar la cooperación con la Argentina en el área energética y en el uso de la energía nuclear con fines pacíficos. Entre los proyectos prioritarios que destacaron ambos cancilleres figura la eventual participación de la corporación estatal rusa Rosatom en la construcción de nuevas centrales nucleares en la Argentina y la de Power Machines en conjunto con Inter Rao-Export y la Corporación América, de Eduardo Eurnekian, para la construcción de las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, situadas en la Patagonia y con una inversión proyectada de 4500 millones de dólares.

A su vez, la Argentina y Rusia ratificaron su interés en mantener el comercio bilateral, que actualmente asciende a unos US$ 1600 millones. En este sentido, se pudo saber que Lavrov reclamó un mayor incremento del flujo de carnes argentinas a Moscú, que bajó en los últimos años por problemas cambiarios.

Tanto Timerman como Lavrov se mostraron preocupados por la violencia en Siria y condenaron las "cada vez más frecuentes violaciones de los derechos humanos" en ese país. Pero el canciller argentino no hizo mención alguna al plan de Rusia para vender 10 aviones de combate al régimen de Bashar Al-Assad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?