Aerolíneas Argentinas licitará la renovación de su flota Embraer a inicios de 2018

Aerolíneas Argentinas recibió de Boeing su primer 737 800 MAX 8
Aerolíneas Argentinas recibió de Boeing su primer 737 800 MAX 8 Crédito: Gentileza Aerolíneas
Son 26 unidades que se renovarán en tres años; la empresa venderá los 24 propios.
Gabriela Origlia
(0)
5 de diciembre de 2017  • 18:10

USHUAIA. - Aerolíneas Argentinas convocará a una licitación internacional en los primeros meses de 2018 para renovar toda la flota de aviones Embraer (26 unidades) a la vez que venderán los 24 aviones de ese modelo propios en un plazo estimado de tres años. Un mercado potencial para la operación es China, donde las nuevas líneas deben ingresar con aviones de menos de 100 pasajeros.

En la presentación del primer Boeing 737 800 Max 8, de los cinco que alquiló la compañía para ampliar su capacidad de transporte de pasajeros, su presidente Mario Dell ‘Acqua adelantó a LA NACION que ya cuentan con la autorización para el cambio de flota; en tres años, ampliarán el 60% la cantidad de asientos. Los nuevos modelos tienen 180 asientos contra 96 de los Embraer. Terminada esa operación, comenzará el reemplazo de los Airbus 330 que se usan para vuelos internacionales.

La presunción es que de la licitación participarán las cuatro grandes -Boeing, Embraer, Bombardier y Airbus-, pero no hay decisión si las próximas unidades se comprarán o se usará el sistema de leasing: “Depende de los oferentes y de los costos. Por las condiciones del país y por las nuestras como compañía de bandera las tasas que ofrecen ‘in voce’ los fabricantes están 25% debajo de las que teníamos”.

Dell’Acqua explicó que los Embraer -que son ágiles e ideales para un mercado no maduro- tienen un mayor costo por pasajero por lo que se emplearán en aeropuertos que todavía no están en condiciones de recibir aviones de más porte (como el de La Rioja o Río Cuarto) y en horarios en donde vuela menos gente.

Nuevo avión de Aerolíneas
Nuevo avión de Aerolíneas Crédito: Gentileza Aerolíneas

En el caso de los Airbus 330 (la empresa tiene una decena) se deben volar hasta el 2021; de los seis 340 que tenía la compañía quedan cuatro. Dos dejaron de operar ahora y dos más lo harán en el primer trimestre del 2018; los otros continuarán hasta 2019.

La modernización de la flota le permitirá a Aerolíneas Argentinas “ganar competitividad y aprovechar nuevas oportunidades en el mercado”. En esa línea, planteó que la decisión de dejar de volar a Barcelona “costó mucho” pero se tomó porque era “débil” en lo comercial. En cambio, aseguró que la conexión a Roma -deficitaria a inicios de esta gestión- es una de las “más saludables” después de que se pusiera una frecuencia diaria.

En ese contexto, Dell ‘Acqua planteó que en la discusión paritaria en marcha están ofreciendo “más dinero a cambio de poder introducir mejoras en la programación, siempre respetando el Código Aeronaútico. La idea es un modelo ‘ganar ganar’”.

El 800 Max 8 incorporado costó alrededor de US$40 millones y es el “mas eficiente” que tiene la compañía en términos de capacidad de transporte y costos. Dell Acqua apuntó que la renegociación de la deuda en default con Boeing “nos dejó en condiciones para avanzar con nuevos planes. Pagamos y refinanciamos y hoy tenemos capacidad financiera y de endeudamiento para convocar a los grandes fabricantes y analizar alternativas para mejorar nuestra flota”. Este año se cancelaron US$25 millones entre capital e intereses; la deuda global es de unos US$280 millones.

DEFICIT

El ejecutivo enfatizó que la empresa no reduce su déficit aumentando la deuda: “Al contrario, bajamos el endeudamiento y achicamos el rojo. El año que viene el aporte del Tesoro será de U$S 90millones y en 2019 cero. Por eso tenemos capacidad financiera para seguir renovando nuestra flota”. De esta manera, desmintió a Mariano Recalde, diputado del Frente para la Victoria y ex responsable de la línea de bandera.

A modo de ejemplo, planteó que en 2007 la empresa transportó 7 millones de pasajeros con un rojo de US$700 millones, es decir, que el costo era de US$100 por pasaje. La proyección para 2018 son 14,5 millones de clientes, lo que implica -con un déficit de US$90 millones- U$S 6,5 por persona.

Respecto de la evolución del mercado, insistió en que están cumpliendo el “compromiso” asumido de crecimiento. Definió al hub Córdoba como un “gran éxito”, donde los pasajeros transportados crecieron el doble que la media de la compañía. Este año cerrará, para Aerolíneas, con alrededor de 28% más de clientes de vuelos domésticos.

Como “premio” al hub, el gobierno de Córdoba le otorgó una rebaja del 50% de Ingresos Brutos hasta 2020 (la alícuota es de 3,5% ahora y pasa a 3% el año que viene); en los siguientes dos años tributarán el 75% de la alícuota. Además, por cada nuevo empleado que la empresa tome para el esquema cordobés, la Provincia pone un sueldo mínimo vital y móvil por un año.

Son los mismos beneficios que le otorga a Flybondi, cuyo primer avión ya está en el aeropuerto local, el Ambrosio Taravella. La empresa empezará volar desde Córdoba en enero a Iguazú y Mendoza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.