Bankia quiere ser el símbolo del repunte español