Broda: "El déficit cero no se cumple"

Dijo que se necesita un ajuste del 30%
(0)
23 de agosto de 2001  

Tal vez resulte un poco difícil calificar de optimista el discurso de ayer del economista Miguel Angel Broda, en la Cámara de Exportadores (CERA). Dijo que, tras el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la salida de depósitos seguirá, aunque en menor medida, hasta mediados del mes próximo.

También pronosticó que la reactivación económica sólo comenzará en el segundo trimestre de 2002. Eso sí, predijo que el Gobierno no alcanzará el déficit cero este año porque para ello precisaría aumentar el recorte de pagos a proveedores, jubilados y empleados estatales del 13% al 30 por ciento.

El FMI dio un nuevo crédito de 8000 millones de dólares al país en momentos en que la restricción financiera "era espectacular" y la transferencia de recursos hacia el exterior, "insostenible", según Broda. "Casi digo, mirándolo a (Javier) Tizado: estamos cerca de la Chacarita", dijo el economista hincha de Atlanta, bromeando al ex secretario de Industria, simpatizante de su archirrival funebrero, que se encontraba entre el público.

"El escenario que afrontaba la Argentina supondría para Turquía quedar en cese de pagos en cuatro días y para Brasil, en 11", subrayó Broda. Sin embargo, el default se evitó, por el momento, porque todavía quedan reservas internacionales, aunque bajaron de 33.000 millones en marzo pasado a 20.000 millones actuales.

Broda puso de relieve que, desde el mes pasado, la restricción financiera, la salida de 9000 millones en depósitos y la caída abrupta de la inversión extranjera directa condujeron a una "gigantesca transferencia" de fondos al exterior equivalente al 8% del producto bruto interno (PBI).

"Esto no es sostenible en el tiempo sólo sacando reservas, que se agotan y entonces llegan los rumores de devaluación, default o congelación de depósitos", dijo. Hasta ahora se había evitado la crisis terminal con la pérdida de reservas. "El año próximo no lo podremos hacer", advirtió Broda.

El economista se refirió al "destrozo" de la inversión directa extranjera: "¿Cómo vamos a atraerla si los argentinos no invertimos?" También desmintió que la Argentina sea un "gran exportador" porque este año vaya a batir una marca en esta materia, tal como anunció ayer en el mismo recinto el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini. La causa se encuentra en la caída del consumo interno.

"La catástrofe era posible si no fuera por este nuevo salvavidas del FMI", apuntó el experto. Con una sonrisa sugirió hasta una manifestación en apoyo al Fondo.

El economista dijo, no obstante, la recesión de los últimos tres años pasó a la Argentina de la "terapia intermedia" a la "intensiva". Opinó que esta depresión económica "hipoteca el ingreso futuro de los argentinos".

"El Fondo da 5000 millones para las reservas, de modo de restaurar la confianza del ahorrista doméstico", dijo Broda. No obstante, vaticinó que sólo en octubre o noviembre próximos retornará el 20% de los depósitos que se fueron.

Además, alertó: "Si la Argentina no puede volver al mercado voluntario de deuda o canjear sus títulos por un mejor perfil (el convenio con el FMI prevé una reestructuración del pasivo externo para reducir intereses), entonces esto dura una semanita". El economista dijo que el nuevo megacanje podrá concretarse en 2002 porque el mundo financiero quiere ver que se cumple con el déficit cero.

Pero Broda considera difícil alcanzar esa meta el año próximo: "Habría que ajustar el 25% y tendríamos serios problemas de viabilidad política y social". Admitió que "es posible" que crecer en 2002 el 3,5%, tal como prevé el Gobierno, después de caer el 1,8% este año.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?