Buenos Aires se sumó al festival de emisiones y tomó US$ 1500 millones del mercado internacional