Rincón gaucho. El hornero, ese paciente constructor de ranchos de adobe