Opinión. El suelo, un recurso estratégico