Jai Shroff: "La cadena de valor agrícola no es lineal, engloba el trabajo en red y la colaboración"

Jai Shroff, CEO global de UPL, empresa de protección de cultivos y biosoluciones
Jai Shroff, CEO global de UPL, empresa de protección de cultivos y biosoluciones Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez
Fernando Bertello
(0)
23 de junio de 2019  • 00:00

En UPL, la empresa nacida en India que hoy está en el top five del negocio de protección de cultivos y soluciones para la agricultura con unos US$5000 millones, prefieren hablar de "uno más cuatro" cuando se les pregunta por su lugar en ese ranking. "Uno" es por ellos y "cuatro" por los otros jugadores, en referencia a Bayer, Corteva, Syngenta y Basf.

¿Por qué lo dicen? Lo dicen por la forma en que están trabajando el relacionamiento con los productores y con otros actores del sector, enfocados en comprender los desafíos más allá de la venta de un producto en sí, y en por cómo ven a la agricultura, más abierta, participativa y colaborativa. En esta compañía, que el año pasado se quedó con el control de Arysta LifeScience por US$4200 millones, apuntan, por ejemplo, a eso con lo que han denominado "OpenAg" para su imagen distintiva.

De todo esto habló, entre otros puntos sobresalientes, en una entrevista con LA NACION Jai Shroff, CEO global de la compañía, donde también participaron Diego López Casanello, COO Crop Protection de la compañía y Rodrigo Ramírez, líder Subregional para la Argentina. La empresa tiene ventas en 130 países y más de 10.800 colaboradores en todo el mundo. Considerando Advanta, en el país suma unos 400 empleados.

-¿Cuál es su visión sobre el negocio de la agricultura en el mundo y en la Argentina?

-Hay un montón de desafíos que plantea la producción a nivel mundial que tienen que ver, básicamente, con el cambio climático, el aumento de la población. Nosotros trabajamos para enfrentar esos desafíos buscando el relacionamiento con los productores y haciéndonos socios con ellos para llevar adelante la producción de alimentos. La Argentina es uno de los países que están alimentando al mundo, a Asia e India específicamente, con lo cual la relación entre los dos países es muy importante.

También veo que hay un desafío muy grande, porque para nosotros la agricultura en la Argentina y los productores son muy importantes. Queremos ser parte de la ayuda para ellos para facilitarles la vida en todo lo que hacen, pero puntualmente desde el punto de vista de la tecnología con todas las herramientas para que puedan seguir produciendo alimentos de manera sustentable. Hay tres ámbitos importantes. Uno es el mayor rendimiento, otro hacer que los agricultores estén preparados para el cambio climático y el tercer punto es la seguridad de los alimentos, reducir residuos.

-¿Cómo trabajan en cada uno de esos aspectos?

-UPL es número uno en biosoluciones, que son dos ámbitos, los productos para el biocontrol y los bioestimulantes. Estos productos ayudan no solo a incrementar el rinde, sino también reducir la cantidad de residuos. Para reducir el impacto climático estamos trabajando en varios frentes, el primero es relacionarnos con universidades, instituciones y emprendedores que permitan al productor usar las tecnologías de manera de reducir el impacto. Una de esas tecnologías es Zeba, una tecnología propia que es un polímero basado en biodegradable, en almidón de maíz, lo que permite retener el agua y entregarla a la planta en la medida que la va necesitando. Eso se aplica al surco como si fuera un fertilizante. Un gramo de polímero absorbe 500 gramos de agua. Permite entregar agua cuando la planta la necesita y cuando no la necesita permanece en el polímero. Estamos trabajando en las presentaciones ante Senasa para la aprobación. Es una tecnología que para el NEA y el NOA puede hacer un aporte importante. También hacer más eficiente el uso de agua bajo riego. El concepto de UPL es trabajar en colaboración con el agricultor. Ayudar a manejar sus riesgos y tener rentabilidad.

-¿Este modelo tiene que ver con lo que ya hacen en la Argentina por ejemplo con Ravit (Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnológica y un grupo de productores sobre 1,5 millones de hectáreas en Córdoba)?

-Exactamente. Es entender o anticiparse a la necesidad de los productores. Lo que hacemos con Ravit apunta no solo a malezas y a ofrecer soluciones, sino entender todas las necesidades del productor para que pueda tomar mejores decisiones para disminuir los gap de producción. La forma de anticiparnos es con proyectos como Ravit, que nos permiten entender lo que está pasando y que las decisiones que se tomen estén relacionadas con lo que pase en el campo.

-¿Qué es OpenAg?

-Entendemos a la cadena de valor agrícola no como un concepto lineal, sino como una red compleja con diferentes actores, interrelaciones y comunicaciones entre diferentes sectores. Este término para nosotros engloba el concepto del trabajo en red y en colaboración. El primer partner es el productor, pero también el Gobierno, las instituciones, emprendedores, startups como Ravit, universidades, para traer soluciones al productor. Es una filosofía de trabajo muy diferente a lo que se estaba acostumbrado en la industria. Estamos convencidos de que la Argentina tiene la combinación de capital humano e innovación con un sector agrícola sin igual. Sobre la base de esto queremos fomentar el intercambio tecnológico entre India y la Argentina. Para eso cerramos un acuerdo con el Ministerio de la Producción donde UPL y el gobierno argentino se comprometen a elegir dos startups y darles la posibilidad de poner un pie con esas tecnologías en la India. Estamos en pleno proceso de selección para que vayan a la India.

Rodrigo Ramírez, Líder Subregional para la Argentina; Jai Shroff, CEO global, y Diego López Casanello, COO Crop Protection
Rodrigo Ramírez, Líder Subregional para la Argentina; Jai Shroff, CEO global, y Diego López Casanello, COO Crop Protection Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez

-¿Con qué vinculan OpenAg?

-Es una innovación en plataforma, diferentes cultivos, diferentes países. El concepto hace 20 años era cómo ayudamos a controlar una enfermedad, cómo ayudamos a sacar un quintal más. Hoy el concepto es entender cuál es el desafío que tienen los productores, que son mucho más variados que eso. Entender, por ejemplo, cómo reducir la cantidad de residuos, cómo manejar eficientemente la operación agrícola, el riesgo. Un agroquímico o una biosolución es una parte de eso, pero también las tecnologías digitales y la colaboración con otras empresas.

-¿Qué opina sobre los cuestionamientos a los transgénicos y a los agroquímicos en distintos países?

-El tema transgénicos es un tema con una base emocional en muchos países, pero luego de más de 20 años está probado que no existe ningún impacto adverso en las personas. Los alimentos nunca han sido tan seguros y más abundantes que en cualquier época. Esto ha sido posible debido a la biotecnología. Y que la Argentina siembre 18 millones de hectáreas de soja ha sido debido a la biotecnología. En cuanto a los agroquímicos no se promueve un entendimiento justo de los desafíos que enfrenta el productor.

-¿Por qué como empresa hablan de uno más cuatro en relación al mercado global donde participan?

-Somos el quinto grupo. Nos gusta hablar que somos uno más cuatro porque somos diferentes en la forma en que concebimos al productor, con una forma ágil, adaptándonos, rápidos en la toma de decisiones en un mercado que se está consolidando.

-¿Está prevista alguna inversión o compra en el país? ¿Cómo seguirán?

-Creemos que podemos hacer partners con empresas para llevarlas a nivel global. No hay una sola forma, sino que con cada una, de acuerdo a la necesidad, queremos ver cómo podemos colaborar de diversas maneras. Estamos abiertos a presentarnos de esa manera. Estamos invirtiendo en la Argentina por casi 20 años y vamos a continuar invirtiendo.

Por las políticas de Estado para el sector

En UPL destacan que el campo argentino ha tenido avances en los últimos años tras la remoción de las trabas para exportar, entre otras medidas restrictivas que había con el gobierno anterior, pero se detienen en el tema de las retenciones como una asignatura pendiente. "El campo ha progresado en estos últimos cuatro años, vemos con esperanza que el desarrollo siga en los próximos años", señaló Diego López Casanello, COO Crop Protection de UPL.

López Casanello, exBasf, era el CEO de Arysta cuando UPL compró esta empresa. "Hay ciertos temas importantes, como proveer al agricultor créditos baratos y salir del ciclo negativo de retenciones a la exportación", indicó el COO de la firma. Para López Casanello, en materia de retenciones "hay que reducir" la tasa sobre los productos del sector y continuar invirtiendo en infraestructura para que el campo "aumente la competitividad hacia el mundo".

Según el ejecutivo, estos temas deben ser políticas de Estado más allá de un gobierno o funcionario que ocupe un puesto. "Estuvimos con Macri en una charla muy interesante donde también armamos una mesa con importadores de aceite de soja de la India. En esa conversación se pudieron ver las oportunidades para aumentar el comercio internacional", señaló el ejecutivo. Vale recordar que el presidente Mauricio Macri visitó la India en febrero pasado.

Según sostienen en UPL, la India es un país de 1300 millones de habitantes que presenta oportunidades para la Argentina en el comercio agroalimentario y también en materia de desarrollo de tecnologías. En este último marco se inscribe el programa para llevar firmas locales startups.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.