La miel: una apuesta fuerte