Los ojos que observan a la carne

Fernando Bertello
Fernando Bertello LA NACION
La red BPA impulsó una guía para las buenas prácticas ganaderas
La red BPA impulsó una guía para las buenas prácticas ganaderas Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
(0)
10 de agosto de 2019  • 03:00

Los veganos irrumpiendo en la pista central de la última Exposición Rural de Palermo, Greenpeace con sus carteles sobre el palco en la inauguración oficial apuntando por los desmontes y vinculando a los ganaderos, partidos políticos en Alemania haciéndose eco esta semana de una propuesta de una federación protectora de animales para elevar el IVA a los productos cárnicos, el informe de expertos de cambio climático de la ONU, difundido anteayer, en el que se destaca, entre otros puntos, la necesidad de avanzar con "dietas equilibradas a base de alimentos de origen vegetal..." y "alimentos de origen animal producidos en sistemas resistentes, sostenibles y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero..." como herramientas para luchar contra el cambio climático.

Todo esto, en pocos días, volvió a poner en escena a la carne y el sistema de producción ganadera. Por más que en la Argentina el sector destaca que más allá de las emisiones que puedan provenir de la producción hay que poner foco en el secuestro de carbono, en particular con la captura por parte de las pasturas, lo cierto es que se están sucediendo fenómenos y cambios que invitan a la reflexión. Esto para luego tomar decisiones y hacer estrategias.

En una charla del Ipcva en la Rural se remarcó que es clave entender cómo funcionan hoy los segmentos de mercado ligados a las nuevas generaciones, esto es, los centennials y millennials, consumidores comprendidos en una franja de entre 15 y 38 años. Se trata de consumidores con conductas que traslucen un cambio de época, según señaló Adrián Bifaretti, jefe del Departamento de Promoción Interna del Ipcva. El organismo ha realizado estudios de carácter cualitativo y cuantitativo para conocerlos más.

"Luego del estudio emergen como aquellos atributos más destacados y valorados de la carne vacuna los siguientes: la nutrición, la apetitosidad, el rendimiento, la practicidad, la versatilidad y la argentinidad", señaló Bifaretti, que luego añadió: "La generación de los centennials está manifestando, ya con marcada tendencia, su creciente preocupación por el sufrimiento animal y lo que significa el comer un alimento que ha implicado la muerte de animales".

El consumo se vuelve más sofisticado y, más que enfrentarlo como tal, la diferencia pasará por entenderlo y buscar oportunidades en esas generaciones.

"Debemos tener en el radar que los jóvenes valorarán cada vez más si pueden comer alimentos que no generen sentimiento de culpa. No en vano se observa una verdadera explosión del negocio de la carne sintética o de laboratorio. De esto también debemos tomar nota como sector. Vivimos en un mundo donde los competidores más peligrosos no son aquellos con los que tradicionalmente hemos competido", advierte el integrante del Ipcva.

Para los nuevas generaciones, el consumo de carne está ligada a experiencias que puedan representar su consumo
Para los nuevas generaciones, el consumo de carne está ligada a experiencias que puedan representar su consumo

Otro dato para tener en cuenta y comprender son las encuestas realizadas por el organismo, que revelan el crecimiento de la población vegana y vegetariana entre los más jóvenes en la Argentina. A la hora de pensar en las consecuencias de esto, mientras en la generación de los millennials un 16% del segmento piensa que por el avance de estos movimientos puede caer el consumo de carne vacuna en el país, en los centennials el porcentaje de población que visualiza una merma del consumo trepa al 32 por ciento.

¿Qué hacer? Más que entrar en colisión con consumidores, la carne tiene que "mostrar" su "personalidad" ya sea por sus atributos conocidos para la salud como por lo natural. "Mantenerse en su esencia, pero aggiornarse en sus formas de comunicarse con las nuevas generaciones", destaca el experto.

Así como están estos desafíos con las nuevas generaciones y el cambio climático, el momento actual también representa una oportunidad sobre cómo se produce o mejorar en lo que se deba hacer. La Red de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA) presentó en la Rural una guía de "Buenas prácticas ganaderas" para su implementación. Va más allá de la escala. Enumera acciones para llevar adelante en la producción, mientras que el transporte y la comercialización tendrán guías específicas. Apunta a "hacer las cosas bien, de forma sustentable y poder demostrarlo". Una buena iniciativa ante tantos ojos observando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.