Los ranchos, un paisaje que marcó a la primera arquitectura

Crédito: Shutterstock
Roberto L. Elissalde
(0)
20 de febrero de 2021  • 00:11

Nuestros ranchos forman parte de la primera arquitectura, variando según el lugar en lo que eran sus materiales de construcción. Era generalmente el ancho rectángulo de sus paredes de adobe, cubierto con un techo de quincha a dos aguas, necesario para las copiosas lluvias, fuertes vientos o grandes fríos, que vamos a comentar de acuerdo al valioso testimonio de los viajeros que los vieron en su momento.

Uno de los más antiguos testimonios es el del sacerdote jesuita Justo Van Suerck, natural de Amberes en Bélgica que en 1629 escribió sus impresiones sobre aquel Buenos Aires y sus alrededores: "Las iglesias y las casas, sin excepción, son todas de barro y están techadas con paja...no hay ningún pavimento. Se ignora lo que es una ventana de vidrio; ni siquiera las hay de tela o papel; no hay sótanos ni bodegas, ni tampoco obras de carpintería. No se emplean las escaleras, puesto que las casas son de una planta".

Dos décadas después el francés Acarette du Biscay, afirmaba lo mismo en cuanto al material de paredes y techos, "porque hay poca piedra en todas estas regiones hasta el Perú...todas las habitaciones son muy espaciosas". En 1729 un viajero observó en Montevideo cuarenta ranchos de cuero y sólo dos casas de material. Lo mismo le sucedió al R.P Carlos Gervasoni también jesuita, que habla del desolado paisaje, con casas todas de paja, forradas por fuera con cueros y con sus techos cubiertos de paja". No fue menor la desazón de su compañero de viaje el R.P. Carlos Cattáneo que observó la casa del obispo levantada con barro y no de ladrillos, como suponía le correspondía por su rango eclesiástico.

Don Félix de Azara en su Descripción e Historia de 1784 destacó a los que vivían en el campo: "Me parecen más sencillos y dóciles que los ciudadanos, y que no alimentan aquel odio terrible contra la Europa. Sus casas, por lo general, son unos ranchos o hozas desparramadas por los campos, bajas y cubiertas de paja, con las paredes de palos verticales juntos clavados en tierra, y tapados sus clavos con barro. Las más carecen de puertas y ventanas de tabla, y las cierran con pieles cuando les incomoda el aire o el frío".

Prosigue con esta interesante descripción del interior: "Es general no haber más muebles que un barril para llevar el agua, un cuerno para beberla, asadores de palo para la carne y una chocolatera para calentar el agua del mate. Para hacer caldo a un enfermo, he visto poner pedacitos de carne en un cuerno y rodearle de rescoldo, hasta que hervía. No es común tener alguna olla y un plato grande con alguna silla o banquillo, porque se sientas sobre sus talones o sobre una calavera de vaca. Comunmente duermen sobre el suelo sobre una piel, aunque otros arman su cama, que se reduce a un bastidor hecho de cuatro palos, atados a cuatro estacas o pies con una piel encima, sin colchón, ni sábanas ni almohada, pero en el Paraguay se ven algunas hamacas. No comen sino carne asada en un palo, y para esto suelen esperar hora, ni unos ni a otros, ni beben hasta haber comido. Entonces no teniendo mesa, mantel, ni servilleta, se limpian la boca en el mango del cuchillo, y enseguida a este y los dedos en las botas. No gustan de las aves, y poco de la ternera, aun de la vaca apenas comen sino las costillas, la entrepierna y lo que llaman matambre que es la carne que cubre el vientre; arrojan el resto, atrayendo a las cercanías de la casa muchos pájaros, y la grande corrupción que engendra infinitas moscas, escarabajos y mal olor. En el Paraguay donde hay más economía, aprovechan la carne charqueándola, que es cortarla a tiras delgadas como el dedo para secarla al sol y al aire, así las conservan y comen cuando les acomoda". Vayan estos datos para continuar en algún momento con otros testimonios del siglo XIX.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.