Persisten las dudas en el mercado

Daniel Miró
(0)
3 de noviembre de 2012  

Con la mayor parte de la cosecha ya recolectada en los Estados Unidos, las incertidumbres persisten en el mercado de granos. Si bien las cifras que hoy se manejan tienen mayor fundamento, aún quedan "cabos sueltos" en cuanto a los últimos datos del USDA. A modo de ejemplo, resulta bastante insólito que el abandono de área de maíz en los Estados Unidos se mantenga en un ratio del 9,5%, luego de una de las sequías más graves de la historia. En ocasión de menores adversidades climáticas este índice fue bastante mayor. Por ello, la producción estadounidense del forrajero continúa siendo aún una incógnita y podría ser revisada en el futuro a la baja.

Ahora bien, ése no es el único interrogante. Un recorte tan importante de la oferta plantea la cuestión de cómo se adecuarán los consumos en los Estados Unidos. En los últimos meses ha habido claras señales de racionamiento en la demanda maicera, a saber: se desaceleraron las exportaciones; hubo mermas en la producción de etanol, y continuó el recorte en el uso forrajero.

Ajustes insuficientes

Sin embargo, estos ajustes todavía son insuficientes, máxime si la cosecha real termina siendo menor a la que el USDA hoy estima. A nuestro entender, el ajuste en la demanda requiere mayores precios o, en su defecto, la toma de medidas políticas que encaucen el problema. Todos los participantes del mercado de granos deberían estar a la espera del resultado de la próxima elección presidencial en EE.UU.

La historia de la soja es diferente, aunque también es una plaza que no tiene margen para más sorpresas. Con el avance de la cosecha en los Estados Unidos, en los últimos dos meses se verificó una mejora productiva importante, que llevó al USDA a elevar significativamente su estimación de producción de la oleaginosa en más de 6 millones de toneladas.

Esto, junto con el incremento de los stocks finales de la campaña 2011/2012 anunciado por el organismo a fines de septiembre, descomprimió la dramática situación de escasez que enfrentaba el cuadro de oferta y demanda de soja. Dicho en otros términos, "aparecieron" 7 millones de toneladas en la oferta de poroto estadounidense y eso le puso "paños fríos" a un mercado que parecía inmanejable.

Aún así, las existencias finales de la nueva campaña en los Estados Unidos continúan siendo sumamente ajustadas y el mundo necesita una gran cosecha sudamericana de soja para "respirar aliviado". El período de transición hasta febrero próximo requiere de suma prudencia. En especial de parte de China, país cuyas actitudes definirán el tono de la plaza.

Es por ello que el mercado de soja global deberá concentrarse en el desarrollo de la producción en América del Sur. Al respecto, el arranque de la campaña gruesa 2012/2013 en la mencionada región dista de ser el óptimo y la evolución climática en las próximas semanas será clave para las tareas de siembra y para las primeras etapas de desarrollo de los cultivos.

Probablemente, los precios en la Bolsa de Chicago muestren importantes grados de volatilidad durante este período, exagerados por el importante componente especulativo que este mercado aún contiene. En el mientras tanto, los productores estadounidenses deben comenzar a recibir una señal para sembrar con maíz alrededor de 40 millones de hectáreas en la próxima campaña 2013/2014, lo cual seguramente se traducirá en que la relación que mide los precios de la soja sobre los del maíz se incline a favor de este último.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?